Málaga en la Mesa
Yerbagüena: el restaurante de Málaga donde es posible comerse una vaca entera

Yerbagüena: el restaurante de Málaga donde es posible comerse una vaca entera

  • Este referente gastronómico del interior de la provincia, celebra su aniversario con la tercera edición de su asado argentino

Convertir un restaurante ubicado en las afueras de Campillos en un referente gastronómico de la provincia reseñado incluso en la preciada Guía Michelin, y lograr que amantes del buen comer de toda Málaga y más allá hagan kilómetros para sentarse a sus mesas, es para celebrarlo. Javier Carmona y Francisco Muñoz, artífices de Yerbagüena, lo hacen por todo lo alto, nada menos que asando una vaca entera, en un evento que se celebra ya por tercer año consecutivo bajo el elocuente nombre del Día de la Vaca.

El ‘Día V’ se celebró el pasado 24 de octubre. Para la ocasión, Francisco Muñoz, jefe de cocina, se ha quitado la chaquetilla y ha cedido los poderes a Sergio Adrián Flores, maestro del asado criollo. Desde la noche anterior, un ternero gallego de unos 250 kilos se asa a fuego lento, entero y espetado. Cuando se abrieron las puertas del restaurante, unas 200 personas que reservaron su plaza con antelación (y de las cuales más de 100 viajan expresamente para el evento en ocasiones desde lugares tan exóticos como Escocia o Córcega), pudieron comer asado de carne acompañándolo de toda la cerveza y el vino que quieran hasta terminar con la vaca. Muñoz y su equipo se han encargado de las guarniciones: ensaladas, verduras a la parrilla y patatas asadas. El resto lo hace el fuego.

«El Día de la Vaca surgió porque un amigo nuestro empezó a decirnos que teniendo el sitio que tenemos (el restaurante es una antigua casa familiar reformada como restaurante, con un hermoso patio exterior), podíamos hacer un asado de este tipo. Como nuestro amigo es gallego, nos sugirió que asáramos una vaca, y nos lanzamos al reto», explica Carmona, que añade: «El primer año tuvimos a unas cien personas, y la noche antes estaba yo temblando, porque ver una vaca entera impone mucho. Me preguntaba si se haría con un calor tan tenue».

El caso es que se hizo. «El asado entero a fuego lento obra milagros; hace que cualquier parte de la carne se vuelva una maravilla», dice. Si a eso se le añade un grupito de música tocando en directo y ambiente amistoso, el resultado es un éxito. «El año pasado tuvimos ya 200 personas, y la demanda crece cada vez», comenta Carmona.

El Día de la Vaca se celebra una vez al año. La entrada cuesta 35 euros y hay que apuntarse la fecha y reservar con antelación, pero cualquier día del año es bueno para probar la cocina imaginativa y con raíces de un restaurante único.