Málaga en la Mesa
Escapada a Pujerra para deleitarse con los platos de castaña

Escapada a Pujerra para deleitarse con los platos de castaña

  • Este pequeño municipio celebra el día 31 la fiesta dedicada a este producto con degustaciones de tostones y dulces

El Valle del Genal desciende desde la Serranía de Ronda hasta el extremo occidental de la costa malagueña exhibiendo uno de los paisajes más asombrosos de toda la provincia: los bosques de castaños que jalonan el curso del río y que han sido parte importante del sustento de una comarca tradicionalmente silvícola y ganadera.

A medida que el otoño va dorando las hojas de los castaños, el fruto madura rasgando los erizos que lo protegen. Durante el mes de octubre, la cosecha de castaña se recoge en las más de 3.500 hectáreas que ocupa este cultivo. Las plantaciones de castaños son explotaciones familiares, y en el trabajo de la castaña participa toda la familia. Las mujeres se encargan de la recolección en el campo, y separan la castaña bravía, la más antigua en el Genal, que antiguamente se usaba para alimento del ganado (y de nuevo hoy, con el impulso de un producto de altísima calidad gastronómica como el jamón ibérico con premontanera de castaña), de la que en la zona llaman ‘pilonga’, de mayor calidad y destinada al consumo humano.

Escapada a Pujerra para deleitarse con los platos de castaña

En realidad, la castaña ha sido un comodín en la alimentación no solo de los animales domésticos, sino de las familias en el Valle del Genal, y se ha empleado incluso para elaborar harinas y panes cuando el trigo ha escaseado, pero sobre todo se consume asada, en tostones, y es protagonista de postres como la crema de castañas, aromatizada con canela y brandy, o de platos como el potaje de castañas y habichuela o la caldereta con castañas.

Esta tradición es la que da lugar a la Fiesta de la Castaña de Pujerra, que une la celebración del final de la cosecha con la de la patrona del municipio, la Virgen de Fátima, y se celebra el próximo sábado 31 de octubre.

Música y castañas

El epicentro de la fiesta es la plaza del pueblo. Pujerra es una población diminuta, de poco menos de 300 habitantes, que, igual que la mayoría de las aldeas del Genal, conserva la fisionomía de un pueblo serrano, con las casas blancas emergiendo entre el bosque de castaños. En la plaza se instala un pequeño escenario donde, a lo largo del día, van sucediéndose actuaciones, las más festivas, a partir del mediodía. Allí mismo se instala una barra donde abastecerse de comida y bebida, aunque si se quiere disfrutar de algunas especialidades del pueblo como la sopa refrita, o carnes a la brasa, a mediodía se puede intentar coger mesa en el restaurante Buxarra, el único de la localidad.

Fuera del programa musical, en la misma plaza antes del almuerzo empiezan a asarse tostones que inundan la atmósfera de un olorcillo delicioso. Calentitos y acompañados de anís o aguardiente ayudan a entonar el cuerpo si el día es frío.Ya por la tarde, a partir de las 17.00 horas, tiene lugar uno de los momentos más esperados de la fiesta: la degustación de dulces locales elaborados a base de castañas. Pasteles diversos, cremas y bollos rellenos hacen las delicias de los castañeros.

Escapada a Pujerra para deleitarse con los platos de castaña

Los curiosos de la etnografía pueden disfrutar de la exposición de los aperos empleados tradicionalmente para la recolección y el trabajo de la castaña. También se ponen algunos puestos donde se vende licor de castaña, dulces y productos locales.