Málaga en la Mesa
Los mejores sitios para comer con unas grandes vistas

Los mejores sitios en Málaga para comer con unas grandes vistas

  • Restaurantes en alto donde disfrutar de buena gastronomía y un paisaje que también 'alimenta' la mirada

Comer o cenar al aire libre con una vista privilegiada de Málaga a nuestros pies es lo que brindan los restaurantes que destacamos en esta selección. Buena gastronomía y la posibilidad de disfrutar la ciudad desde lo alto. Si las terrazas de los hoteles más céntricos se revelaron hace unos años como excelentes espacios para la gastronomía y las copas, alguno de los que aparecen aquí, como El Parador de Gibralfaro, puede presumir de haber sido pionero en la oferta de gastronomía con vistas. Como la perspectiva gana con la distancia, hemos querido incluir también dos rincones algo más alejados del centro pero con cocina y vistas sobresalientes; El Refectorium del Campanario (Cerrado de Calderón), y Amador, en el Hotel Villa Guadalupe de El Atabal. ¡Disfruten y compartan las fotos!

El Refectorium del Campanario. Elegancia mediterránea

Dirección: Paseo de la Sierra, 36, Urb. Cerrado de Calderón (Málaga). Teléfono: 952203935. www.elrefectorium.net

Elegancia, calidad, esencia mediterránea, respeto a la tradición en el fondo y modernidad en las formas, servicio exquisito y una de las mejores terrazas de Málaga son algunas de las claves que hacen que El Refectorium del Campanario permanezca siempre entre las opciones infalibles a la hora de elegir un restaurante para celebrar o quedar bien con una recomendación.

El espíritu de calidad, respeto al producto y amor al oficio que consolidó el éxito de El Refectorium de Francisco Ramírez se une aquí a la esmerada formación que sus hijos Sergio y Belén recibieron en cocina y sala en La Cónsula. Platos simples pero deliciosos, como las alcachofas salteadas con chipirones y jamón ibérico, las vieiras con setas y crema de patatas o la ventresca de atún con remolacha y manzana refrescan una carta donde también brillan clásicos de la casa como sus gambas de Málaga (o las quisquillas, o las de Garrucha...), la ensaladilla rusa o la paletilla de cordero. Y las vistas de Málaga, desde su preciosa terraza la cota más elevada de Cerrado de Calderón, te hacen sentir en el cielo.

Hotel Villa Guadalupe. Street food de altura

Dirección: C/ Bandaneira, 6, (Málaga). Teléfono: 952432862. www.villaguadalupe.com

El hotel Villa Guadalupe es uno de esos rincones con encanto para ‘connoisseurs’, y la cocina del chef Amador Fernández, uno de los más sólidos reclamos para visitar este insólito restaurante que gestiona junto a su hermano y socio Alexander en los altos de la urbanización El Atabal, desde donde se disfruta de una espléndida vista panorámica de Málaga, con el mar de fondo, desde un ángulo que pocos miradores ofrecen.

Aquí no hace falta asomarse a la terraza para disfrutar de unas vistas espléndidas, ya que las vistas se meten por las cristaleras hasta el fondo del comedor interior (de cuya decoración forman parte obras de la artista holandesa Irene Van Vlijmen, madre de los propietarios). Pero en verano, la terraza es lugar de visita obligada, y bajo el lema ‘Desde Málaga al cielo, las terrazas son para el verano’, en la terraza tienen una oferta especial de street food con propuestas como el Pulled Pork (cerdo desmigado ahumado, con ensalada de col ), Pastrami Sandwich (sanchwich de ternera marinada 7 días y cocinada al vacío) o minihot dog de ternera de Chicago con verduras a la parrilla. Además, finger food, posibilidad de maridar los platos con mojitos en diferentes texturas, música en directo y cena especial para los fuegos el 14 de agosto.

Restaurante Batik. Cocina fresca y divertida

Dirección: Calle Alcazabilla, 12, Alcazaba Premium Hostel, Planta 4 (Málaga). Teléfono: 952221045.

No cabe duda de que la apertura del restaurante Batik en la terraza de un cuidado hostel ubicado en calle Alcazabilla, ha sido un acontecimiento en Málaga. El chef Iván Bravo, formado en La Cónsula y curtido junto a Martín Berasategui, Manuel de la Osa o el también malagueño José Carlos García, ha construido una carta divertida, pensada para hacer una comida o cena probando diferentes propuestas, y coloreada con toques de las cocinas de moda, desde la japonesa o la thai hasta la peruana, la la mexicana y, por supuesto, la marroquí.

De la mano de Bravo salen platos inspirados como el tiradito de pulpo y chile serrano, la minihamburguesa de kefta de cordero con ras el hanout o la de buey trufado, queso cheddar y pesto; el tartar de dos salmones con tomate seco y trufa, el pulpo a la brasa con calabaza, pak choi y mojo verde, la ensalada nazarí de tabulé con pasas, piñones y yerbabuena, las bravas con su toque personal... Ahora que llega el verano, se puede cenar al aire libre y luego subir un nivel más para terminar la velada con una copa en una de las terrazas más ‘cool’ del centro.

Hotel Molina Lario. Relajante actividad

Dirección: C/Molina Lario, 22, planta 8. (Málaga). Teléfono: 952062002. www.hotelmolinalario.com

La Piscina Lounge, como se conoce la terraza del hotel Molina Lario, se ha convertido en uno de los grandes atractivos de este céntrico cuatro estrellas dispuesto a conquistar no solo a los visitantes, sino al público local. La piscina reduce un poco la posibilidad de acoger gente, pero añade encanto a esta coqueta terraza, donde a diario en verano hay una amplia gama de actividades para todos los gustos: música, moda, poesía, mercadillos y hasta pintura paisajística componen la variada gama de eventos.

La cocina del hotel está en manos de Marcos Granados, un chef sólido, intuitivo y cuidadoso con el producto y con la técnica, que ha diseñado para la terraza una carta que invita a picar de una forma relajada: tablas de quesos o ibéricos, dips como el hummus de elaboración propia, la crema de queso con hinojo y confitura de tomate, mousse de salmón ahumado, una buena variedad de pizzas, sandwiches y hamburguesas, ensaladas frescas y la estrella, que en este caso es la barbacoa: desde carnes rojas o cortes de ibérico hasta un divertido tandoori de pollo en brochetas con champis y chalotas o una brocheta de salmón. Los golosos no pueden perdonar el postre. La relación calidad-precio es muy buena.

Hotel AC Málaga. Panorámica de 360º

Dirección: Cortina del Muelle, 1, (Málaga). Teléfono: 952215185.

Pocas terrazas ofrecen una vista de Málaga en 360º. La situación privilegiada del hotel AC Málaga Palacio hace que valga la pena subir a tomarse algo simplemente para admirar la ciudad, pero lejos de quedarse ahí, han reforzado pensando en el verano la carta de su restaurante El Ático, que durante todo el año permanece abierto en la última planta con una cocina mediterránea, de producto, con el toque del chef Joaquín García. Ahora, junto a esta carta que se puede disfrutar en la zona de comedor, para el chill out y en la zona de la piscina se ha elaborado una divertida carta de finger food (para comer con las manos), ensaladas, platos saludables ‘anti-ox’, paninis, pizzas, etc. Y como novedad en el mundo mundial, dada la luz que inunda la terraza, el restaurante cuenta con la primera ‘carta’ del mundo de gafas de sol, que pueden probarse y comprar los clientes que no hayan llegado preparados para ese deslumbrante espacio. También se programan miniconciertos por las noches.

Los Baños del Carmen. Atardeceres incomparables

Dirección: Calle Bolivia, 40, Baños del Carmen (Málaga). Teléfono: 951333131. www.elbalneariomalaga.com

Desde su apertura, al filo de los años veinte del siglo pasado, hasta la actualidad, los Baños del Carmen ha figurado en los primeros puestos de las listas de lugares favoritos de los malagueños. Contemplar la silueta de la ciudad al fondo y el sol poniéndose sobre el mar es uno de los placeres locales por excelencia. Pero hay una perspectiva menos conocida: la que ofrece la terraza que corona el restaurante El Balneario. Los pocos metros de altura que gana esta planta alta frente a la terraza a pie de mar ofrecen una perspectiva diferente, más sosegada y amplia.

El gran quiosco central, ocupado por la gran barra, es la única zona techada de este espacio privilegiado, que en verano se abre solo por las noches, para el horario de copas o para cenas con grupos concertados. La oferta gastronómica puede ser desde la misma del restaurante El Balneario (espetos, pescaíto, arroces, ensaladas frescas y algunas carnes), o menús más elaborados, siempre por encargo.

El espacio se puede contratar para eventos. Cuando hay celebraciones privadas, la terraza permanece cerrada al resto del público. Si no es así, merece la pena preguntar al personal y subir, aunque sea para disfrutar de una copa en uno de los lugares más decadentes y encantadores de Málaga.

Parador de Gibralfaro. Un veterano con vitalidad

Dirección: Camino de Gibralfaro, s/n (Málaga). Teléfono: 952221902.

Pocos pueden presumir de llevar tantos años ofreciendo gastronomía cuidada con excelentes vistas como el Parador de Gibralfaro. La fotografía de Málaga desde este mirador privilegiado es imprescindible, y la cocina del chef Bartolomé Rodrigo, fiel a la filosofía de la casa, se centra en platos malagueños y producto local, con un concepto tradicional y una presentación esmerada.

Aquí se puede degustar desde un gazpachuelo malagueño elaborado con el pescado y el marisco que el mercado ofrezca ese día, un zoque con virutas de ibérico y atún confitado o una ensalada de aguacate, mango y atún marinado para empezar, hasta un arroz caldoso con pulpo y habitas, una versión refinada del pulpo frito acompañado de mayonesa de pimentón y rúcula, una brocheta de rape y langostinos con emulsión de tomate asado o un guiso de chivo lechal, entre otras opciones. Los postres, hechos en casa, incluyen leche frita con naranja amarga confitada, tocinillo de café con sorbete de mango o torrija con miel de caña y crema helada de piel de limón. Platos de siempre actualizados y refinados y un servicio impecable.