Málaga en la Mesa

El aeropuerto de Málaga apuesta por la cocina de Dani García como puerta de entrada al turismo

Dani García, con el equipo del Deli Bar. / Carlos Moret
  • El cocinero marbellí inaugura su Deli Bar en un nuevo concepto gastronómico que une cocina malagueña y vanguardia

Es la puerta de entrada y salida a Málaga. Y, para muchos, a Andalucía, y España. Por eso, el aeropuerto malagueño cuida al detalle la bienvenida y la despedida de los viajeros que pasan por él. Ese es el objetivo. Y ahí entra en juego la cocina. En concreto, la de Dani García, que este miércoles inauguraba oficialmente su Deli Bar, un nuevo concepto gastronómico que gestiona en el aeródromo malagueño el operador de restauración en ruta SSP España.

Clásicos en la carta de Dani García, como el gazpacho de cerezas o la burguer bull, son algunas de las propuestas de este nuevo rincón que abría sus puertas este verano, pero que este mediodía se presentaba en sociedad con la presencia del presidente de AENA, José Manuel Vargas, y la directora general de SSP España. “Málaga es una de las grandes puertas de entrada de visitantes a nuestro país y el aeropuerto es una buena oportunidad para mostrar la 'marca España'”, advertía Vargas, pronosticando una “temporada de crecimiento muy fuerte”. “En 2014 vamos a ver una transformación mayor”, añadía en referencia a la ampliación del aeropuerto malagueño y la nueva zona comercial. La idea es que el paso por ella “no sea una experiencia más del viaje, sino una grata experiencia”, añadía Blanca Ripoll, en una clara apuesta por “potenciar el conocimiento de la gastronomía española”: “La combinación gastronomía-aeropuerto no solo es posible sino que da buenos resultados”.

Dani García puede hablar con conocimiento de causa. Desde su apertura, asegura que "funciona muy bien". Su fusión de sabores locales y cocina de vanguardia también gusta entre escala y escala. Sobre todo, por el añadido del take ob board', o lo que es lo mismo, se puede comprar y comer en el avión. “El paso por Nueva York nos ha curtido”, reconocía el cocinero marbellí, que ha apostado por un guiño al tapeo tradicional con una vitrina que recuerda a los bares típicos andaluces. Es el hilo conductor de este nuevo 'argumento' con el que el chef de dos estrellas Michelin busca el “impacto visual” del viajero. Lo hace con un espacio de 150 metros cuadrados y capacidad para unos 60 comensales. Pueden elegir entre bocadillos, entrantes, platos principales y postres. Desde raviolis rellenos de Txangurro a tortilla española o incluso callos y arroz con leche. “¡Qué mejor lugar para mostrar nuestra gastronomía!”, exclamaba García, convencido de que el entorno invita a la creatividad, que, aseguraba, es lo que más le divierte.

Dani García Deli Bar se incluye en la remodelación comercial del aeropuerto de Málaga, en la que SSP España ha invertido dos millones de euros entre 2013 y 2014 (300.000 euros en la nueva apuesta del chef marbellí). Los establecimientos operados por SSP en la terminal malagueña se ubican en una superficie total de cerca de 2.500 metros cuadrados, que pueden acoger a cerca de 1.250 comensales.