Nerva: crecer desde la calidad

Joaquín Fernández viene de casta de hosteleros/Daniel Maldonado
Joaquín Fernández viene de casta de hosteleros / Daniel Maldonado

Nerva, una cafetería y casa de comidas consolidada entre los clásicos de la buena mesa en la ciudad

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Nerva

Dirección
Málaga. Cristo de la Epidemia, 55
Teléfono
952267949
Cierra
Noches y sábados
Crecimiento sostenible
Joaquín Fernández viene de casta de hosteleros. Su padre, Agustín, fundador del local, sigue cerca de él para aconsejarle. Se lo han pensado mucho antes de dar el paso de la ampliación, pero los llenos diarios confirman que era el momento

Con más de 30 años de tradición en el barrio de la Victoria, sin ínfulas ni más pretensiones que ofrecer el mejor trato y la mejor comida posible a sus clientes, el Bar Nerva se ha consolidado como uno de los restaurantes de cocina tradicional más solventes de la capital malagueña. Tanto ha aumentado su fama y su clientela, que después de mucho pensarlo, Joaquín Fernández, gerente, jefe de sala y enamorado del oficio de la hostelería que lleva en la sangre, decidió por fin ampliar, incorporando al espacio de toda la vida un comedor nuevo el pasado otoño, ubicado en un local anejo comprado hace años. La prueba de que no dio un paso en falso es que, tras la ampliación al doble de su capacidad, ambos espacios se llenan a diario para tapeo, menú del día y almuerzos a la carta, y que el equipo de sala capitaneado por Joaquín y su esposa Carmen, y el de cocina, con Francisco Barro al frente, completa cada servicio con una atención y una comida impecables. La reforma del local no solo ha permitido ganar un comedor independiente y grato, decorado por cierto con un mural original del pintor Eugenio Chicano (vecino del barrio y amigo de la casa) con personajes ilustres de Málaga y Andalucía como protagonistas. El comedor nuevo permite además celebrar eventos privados y comidas de grupo, con la condición de que se reserve con tiempo. La cocina también ha sido objeto de una ampliación, que se ha aprovechado para pertrecharla con una parrilla para incluir en la carta carnes de vacuno maduradas, carnes de cerdo ibérico o cortes de atún rojo de almadraba. Sin embargo, el santo y seña de Nerva sigue siendo el guiso de toda la vida, con especial atención a la cuchara, que siempre está presente en el menú y en la carta. Su famosa sopa Viña AB, los garbanzos con rabo de toro, los callos, la zarzuela de bogavante, o el maternal puchero con su picadillo y su chorrito de Jerez. El rabo de toro es siempre una garantía, y también los arroces, como el caldoso de carabineros o el meloso de ibéricos. Junto a estos platos contundentes hay clásicos para el tapeo como su premiada ensaladilla rusa (que se convierte en relleno de sandwich a la hora del desayuno), el steak tartar, la selección de quesos andaluces, entre ellos el queso azul de la Sierra de Cádiz, el jamón y los ibéricos o unas gambas blancas perfectamente cocidas. Ahora en tiempo de Cuaresma, en Nerva siempre hay propuestas especiales: potajes, platos con bacalao y postres como las torrijas con helado de mantecado, la leche frita o la 'loca de capirote' elaborada para ellos en exclusiva por Tejeros. La bodega también está siempre bien pertrechada, y la variedad y calidad de las propuestas de desayuno completan la fama del local.