LA MIRADA FEMENINA

LA MIRADA FEMENINA

De forma imparable, las mujeres ganan visibilidad en la gastronomía

ESPERANZA PELÁEZ

De forma imparable, las mujeres ganan visibilidad en la gastronomía. Cocineras, profesionales de sala, sumilleres, enólogas, productoras y restauradoras empiezan a ser tocadas por los focos en un entorno donde eran invisibles. Esta semana, dos de los reconocimientos otorgados por SUR durante la presentación de la guía 'Quién es quién en la gastronomía malagueña 2018', premiaron, con toda justicia, la labor de dos de ellas. La cocinera Charo Carmona (Restaurante Arte de Cozina, Antequera), por su labor de recuperación y adaptación de recetas antiguas a los gustos actuales, y Pía Ninci, jefa de sala de Messina (Marbella, 1 estrella Michelin), por haber creado un estilo único y brillante en el servicio, con un equipo formado únicamente por mujeres. También en la provincia ha visto la luz la primera Asociación de Mujeres Cocineras (Amuco), con la finalidad de resaltar el papel de las profesionales de género femenino en las cocinas. Si se pregunta a cualquiera de ellas qué distingue su trabajo del de sus compañeros hombres, dirán que nada en absoluto, salvo tal vez una mayor exigencia a la hora de compaginar la vida laboral y la familiar; dificultad que a veces obliga a sacrificar o retrasar el cumplimiento de sueños o aspiraciones en la vida personal o en el trabajo. Es cierto que el día que el sexo de cualquier profesional no pese a la hora de valorar o juzgar su labor ni de colmar sus ambiciones, habremos logrado la igualdad, pero también lo es que, al menos las dos grandes profesionales premiadas este año por SUR, hacen de su mirada femenina un valor añadido en su trabajo. Los platos de Charo Carmona, iguales en concepto y técnica a los de cualquier cocinero hombre, logran transmitir sin embargo el calor, lamentablemente perdido en parte de la restauración, de la cocina maternal; y el servicio de sala de Messina se convierte en una coreografía milimetrada, precisa y cálida difícil de lograr con un equipo distinto. No tener que renunciar a la reivindicación de una mirada femenina sería el verdadero adelanto, porque el público ansía variedad, calidad y verdad, y eso exige lograr transmitir lo que uno, o una, es.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos