El malagueño David Llamas, segundo premio del Campeonato Nacional de Panadería Artesana

David Llamas, subcampeón del certamen. /SUR
David Llamas, subcampeón del certamen. / SUR

Panes en forma de biznaga o espetos, entre las apuestas del profesional para hacerse con la 'plata' del certamen

Marina Martínez
MARINA MARTÍNEZ

David Llamas se trae para Málaga el segundo premio del III Campeonato Nacional de Panadería Artesana, colofón al Salón Internacional de Panadería, Pastelería, Heladería y Café (INTERSICOP) celebrado esta semana en IFEMA (Madrid). Con panes muy arraigados a los productos de la tierra, como el queso de cabra o las pasas, y otros inspirados en emblemas como los espetos, la biznaga y hasta el sol, el joven malagueño se ha llevado el título de subcampeón en un certamen que ha ganado el leonés Daniel Flecha, tercera generación de una familia de panaderos de renombre. El palentino Víctor San Millán ha quedado en el tercer lugar del podio. Jesús Sánchezha sido el presidente del jurado técnico, compuesto por Maricruz Barón, José Joaquín Roldán y Marta de los Reyes en calidad de observadora, y en la ceremonia de entrega de premios oficiaron el mencionado Sánchez, el director general de SALVA, Daniel Llordés, y el secretario general de la Confederación Española de Panadería, Pastelería, Bollería y Afines (CEOPPAN), José María Fernández del Vallado.

Como Daniel Flecha, David Llamas también ha mamado desde pequeño el gusto por el oficio. Su padre se ha dedicado a las maquinarias del sector, lo que sembró el gusanillo en su hijo. En su participación en el certamen organizado por Ceoppan, Llamas no ha querido perder la oportunidad de hacer un guiño a la tierra y ha acercado a los madrileños su arte como panadero, pero sin perder de vista iconos de Málaga. Así, elaboró desde panes a modo de biznagas, flores incluidas, hasta un espeto de panes representativos de toda Andalucía y un sol. En bollería, apostó por los croissants, una pieza hojaldrada de fruta y un panecillo con una maceta de queso de cabra con pasas moscatel, como explicaba el propio Llamas en un vídeo publicado por Ceoppan.

SUR

No ha sido el único concursante de Andalucía, desde donde también han probado suerte profesionales de Cádiz, Almería y Granada. En total, en esta edición han participado once panaderos procedentes de Andalucía, Cantabria, Cataluña, Madrid y Castilla y León. El certamen, que nació en 2015, tiene por objetivo descubrir a panaderos que puedan sumarse a la Selección Nacional de Panadería Artesana (Los Espigas) y «reunir a los profesionales del sector con mayor talento y progresión para que puedan entrenar juntos, trabajar en equipo y preparar su futura participación en los principales campeonatos internacionales».

Durante ocho horas, los aspirantes tuvieron que realizar tres pruebas, una elaborando pan tradicional y panecillos variados, otra sobre bollería y una tercera prueba que ha consistido en la elaboración de una pieza artística sobre el elemento, monumento, edificio o imagen que representara la Comunidad del concursante.