KGB Málaga: Sabores especiales

Irene Garrido./Daniel Maldonado
Irene Garrido. / Daniel Maldonado

En este establecimiento prima por encima de toda cuestión la sala y la cocina

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Hacía tiempo que no visitaba un gastrobar o restaurante de cocina creativa donde la cocina fuera mucho más importante que la figura del cocinero. En KGB prima por encima de toda cuestión la sala y la cocina, dejando a un lado, no porque no sea importante la figura del responsable de los platos que se elaboran, más bien porque lo que el cliente demanda cuando acude a un lugar similar es comer bien, de manera divertida, con un servicio correcto y al final que la cuenta no infarte la cartera.

Más información

Dirección
Fresca, 12. Teléfono: 952 226 851. Web: No tiene. Cierra: Domingos y lunes almuerzos.
Precios
KGBull: 4,80 €. Revuelto de ostras: 7,80 €. Ensalada negra: 6,80 €
Valoración
Cocina: 7,5. Sala: 7. Carta Vinos: 7. Calificación: 7,5

Este gastrobar, ubicado en pleno centro de nuestra capital, ha pasado por diversas vicisitudes. Primero fue La Moraga, después Manzanilla para terminar llamándose KGBar, nombre que le puso el cocinero cordobés Kisko García cuando se hizo cargo del establecimiento tras el abandono definitivo de Dani García en Manzanilla. Pero muchos meses han pasado también desde que el cordobés decidiera regresar a su Choco Bar de Córdoba, restaurante que a día de hoy mantiene una estrella Michelin, y KGB sigue al pie del cañón, ofreciendo una cocina de tapas totalmente renovada, aunque, eso sí, conservando algunos de los platos que tanto nombre dieron al establecimiento y que, para ser justos, fueron elaborados por un equipo de jóvenes cocineros que trabajaban todos al unísono, me refiero, por ejemplo, a la clásica hamburguesa KGBull, que fue creada en este local hace ocho años y de la que llevan vendidas más de 52.000 unidades. Esta semana he vuelto a probar la famosa hamburguesa de rabo de toro con queso Havarti, rúcula y mayonesa de su propio jugo, y reconozco que era idéntica en sabor, forma y textura a la que probé hace ya muchos años.

Daniel Maldonado

KGB es mucho más que un simple gastrobar de cocina creativa. En esta casa se ofrece una visión del mundo gastronómico y sus platos. En el apartado de Tapas Internaciones nos vamos a encontrar con el tradicional rolo nem vietnamita, que aquí lo rellenan de pringá, salsa tártara y hierbabuena;igualmente con otro plato típico de México, la cochinita pibil o los gambones empanados con coco salado muy típicos de Tailandia, sin olvidarse del foie francés o el tataki de tiburón de Japón. Pero por ese recorrido del plato y su país de origen también encontramos algunas singularidades bastante desconocidas para muchos, ahí está el revuelto de ostras ahumadas, un manjar que proviene de Corea. Para elaborarlo, Irene Garrido, la jefa de cocina, las trae directamente desde ese país asiático. Estas ostras ahumadas tienen la consistencia similar al hígado de rape confitado, pero con un intenso sabor ahumado a mar.

Otro plato bastante singular y que atrajo mi atención y la de mis papilas gustativas fue la favada con ‘v’ de verano. Muy bien desengrasada para que pueda comerse casi fría. El contraste me llamó poderosamente la atención, lo mismo que cuando probé la ensalada negra a base de raviolis con wakame, vieiras y tinta de calamar.

También en la carta hay todo un apartado de tapas andaluzas encabezadas por la ensaladilla rusa con patata machacada, un campero de los Montes o un mollete de lechón perfumado al curry.

KGB es uno de los espacios más interesantes para tapear de manera diferente en el centro de Málaga.

Ensalada negra a base de raviolis con wakame, vieiras y tinta de calamar. Abajo, a la izquierda, revuelto de ostras ahumadas. A la derecha, Tataki de tiburón. / Daniel Maldonado

Fotos

Vídeos