Koroneiki, el AOVE que enamora

Gonzalo Ramírez con su aceite. /Sur
Gonzalo Ramírez con su aceite. / Sur

La almazara malagueña Cortijo El Solano lleva cinco años apostando por esta variedad griega

«Nosotros introdujimos la koroneiki por aquello de la inquietud en probar nuevas variedades. Los primeros olivares que plantamos tienen ocho años, y en los años buenos solemos recoger más de 30.000 kilos, pero este año la producción se ha visto afectada por el granizo y solo hemos podido llegar a 6.000 kilos», explica.

Una producción que se mima en la almazara Finca La Torre y se embotella en formatos de 250 y 500 ml en cristal (el precio aproximado de la botella de medio litro es de 12 euros). En la provincia de Málaga tienen dos distribuidores para hostelería, Picking Málaga y Grupo López Pardo, y quien tenga curiosidad lo puede comprar también en cualquiera de los establecimientos del Grupo Gorki.

Gonzalo Ramírez Ferreira ha presentado esta semana los aceites de oliva virgen extra de la nueva campaña. Junto al más desconocido koroneiki, las 135 hectáreas de olivar propio que cultiva en la Comarca de Antequera producen dos excelentes AOVE de la variedad hojiblanca. El primero, de cosecha temprana, y el segundo, que se empieza a molturar ahora, de tipo clásico, con aceituna más madura.

AOVEs de Cortijo El Solano y bombones elaborados con ellos
AOVEs de Cortijo El Solano y bombones elaborados con ellos

«Nosotros seguimos apostando por los dos tipos de aceite de hojiblanca porque aunque es cierto que la aceituna recogida en verde da un aceite con mucha más potencia en aromas, hay una parte de los consumidores que prefieren aceites más dulces, y eso lo da el que se elabora ahora. Es una cuestión de gustos», explica Gonzalo Ramírez, que añade que las adversidades climáticas le han impedido elaborar este año el siguiente monovarietal que quiere añadir a su gama, el de aceituna picual. Habrá que esperar un poco más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos