El kale, la verdura que todos quieren comer

El kale, la verdura que todos quieren comer

El miembro de la familia de la col que pasó de ser alimento de animales a producto milagro

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

El kale (Brassica oleracea var. sabellica L.) ha pasado de ser un humilde miembro más de la familia de la col a convertirse en la verdura de moda, considerada un 'superalimento'. Baja en calorías y rica en fibra, se aprecia su elevado contenido en calcio de fácil absorción gracias a su bajo nivel de oxalatos, hierro y vitamina C. Se le atribuyen propiedades antioxidantes, se considera que su consumo ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y, por el contenido en fibra, tiene un elevado poder saciante. Pese a que estas propiedades no difieren mucho de las de otros tipos de col, la conocida como col rizada, col crespa o berza (no deja de ser un tipo de berza), que empezaron a introducir hace años pequeños agricultores, sobre todo en cultivo ecológico, para diversificar su oferta de verduras y rescatar variedades poco consumidas, se ha convertido en un fenómeno de ventas, y ya se presenta también en bolsas preparadas para abrir y consumir en los supermercados.

Bajo el humilde nombre de berza, el kale se ha venido usando en la cocina centroeuropea alternando con otros tipos de col, y ha sido un ingrediente común en el caldo verde portugués. En zonas donde era menos apreciada se utilizaba como alimento para el ganado. Hoy se ofrece en las cartas de los restaurantes. Dado que es un tanto más dura y fibrosa que otras coles, aunque se puede consumir en crudo, se suele someter a cocciones cortas o a salteados para ablandarla, pero también es un buen y sabroso ingrediente para sopas y caldos o para la elaboración de cremas en la temporada de invierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos