Joaquín Jiménez: «Frenar el despilfarro de alimentos es tarea de todos y está en nuestra mano»

Joaquín Jiménez es el presidente del Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol). /Daniel Maldonado
Joaquín Jiménez es el presidente del Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol). / Daniel Maldonado

«En esta campaña pedimos alimentos que se puedan calentar y comer, que permitan el ahorro energético»

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Insiste Joaquín Jiménez, presidente del Banco de Alimentos de la Costa del Sol (Bancosol), en que frenar el despilfarro de alimentos no es tarea de los gobiernos, sino de todos y cada uno de los ciudadanos y consumidores, o sea, nosotros. Esta ONG, que cumple ahora 20 años de implantación en Málaga, evita que se tiren seis millones de alimentos al año distribuyéndolos entre más de 45.000 personas que los necesitan. Ahora, a pocos días de abordar La Gran Recogida de Alimentos (del 30 de noviembre al 1 de diciembre), campaña anual en la que colaboran comercios y supermercados, ponen en marcha 'Sabor Solidario' con 12 restaurantes de Málaga.

–¿Qué es 'Sabor Solidario'?

–Es una ruta gastronómica en la que colaboran 12 bares y restaurantes del centro histórico de Málaga desde este fin de semana hasta el 2 de diciembre, y en la que el público puede comprar una tarjeta que le da derecho a 12 consumiciones en los restaurantes por 24 €. Es una acción novedosa para nosotros, pero interesante, porque ayuda a sostener nuestra actividad, que solo es conocida a medias.

–Sus campañas de recogida son populares...

–Desde luego, y con La Gran Recogida captamos el 10% de los alimentos que distribuimos al año, pero también combatimos la pobreza con programas de orientación laboral, porque el empleo es fundamental para la dignidad de las personas, y hay una tercera pata muy importante para nosotros, que es la lucha preventiva contra el despilfarro de alimentos.

–¿Tiramos mucha comida?

–Mucha, y sobre todo en las casas. En las casas es donde se produce el 42% del desperdicio de comida, por eso nosotros decimos que, al contrario de la creencia de que esto es algo que compete a los gobiernos, frenar el despilfarro es una tarea de todos y que está en nuestra mano hacerlo mejor. Lo que pasa es que las campañas publicitarias en esta materia obtienen pocos resultados, y por eso nosotros estamos yendo a la raíz del problema con programas educativos en centros escolares, que hacen que los más jóvenes se impliquen directamente y aporten soluciones.

–Deme tres buenos consejos para tirar menos comida.

–Primero, comprar lo justo. Hoy es muy habitual que por nuestro ritmo de vida vayamos una vez a la semana o al mes a hacer una gran compra, y ahí van al carrito más cosas de las que necesitamos. Hay que calcular lo que vamos a gastar realmente. Dos, no tirar nada, ni siquiera alimentos que han superado la fecha de consumo preferente, que no es lo mismo que la de caducidad. La mayoría de alimentos están bien y se pueden comer pasada esa fecha, y hay que comprobarlo. Y el tercer consejo es reutilizar siempre; aprovechar las sobras para otros platos o congelar para comer más tarde, por ejemplo.

–¿Cómo pueden colaborar con Bancosol los restaurantes?

–La comida que sobra en un restaurante normalmente es comida ya preparada que ha de consumirse rápido. A los restaurantes que colaboran con nosotros los ponemos en contacto con entidades de su zona que pueden dar una salida inmediata a esos alimentos, como comedores sociales. Según la dimensión y la logística del restaurante, hay algunos que pueden congelar sus excedentes y alargar su vida y posible recorrido, pero nosotros no dejamos que nadie que quiera colaborar se quede sin hacerlo, eso se lo aseguro (ríe).

–En La Gran Recogida se recoge mucho arroz y pasta...

–Sí, y sin embargo los alimentos van destinados a gente que tiene problemas para pagar la factura de la luz, por eso en esta campaña pedimos alimentos que se puedan calentar y comer y permitan el ahorro energético. Leche, aceite, legumbres o guisos de bote...

 

Fotos

Vídeos