Ole Mis Huevos: La cocina del huevo

:: sur/
:: sur

Propuestas actuales en torno a yemas y claras

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Arriesgada apuesta la que ha hecho Álvaro Morales en Marbella, un restaurante en torno a la cocina del huevo. La verdad es que este alimento ovoide da para mucho, tanto en la cocina como en nuestro lenguaje. El restaurante, y valga la expresión, ¡tiene muchos huevos! Antes de que el huevo pasara por la cocina ya era considerado por culturas como la griega, por ejemplo, el germen de la creación, y se consideraba que era la síntesis de los cuatro elementos del planeta, la tierra, el fuego, el agua y el aire. Pero lo que realmente nos ocupa y nos atrae es su versatilidad a la hora de comerlos.

El huevo forma parte de muchas expresiones lingüísticas de profundo arraigo popular. Frases como «me importa un huevo», «costar un huevo» u «ole mis huevos» son expresiones que están a la orden del día y precisamente esta última expresión es la que ha elegido Álvaro para bautizar su restaurante. Aquí todo gira alrededor del ovoide, desde la propia decoración, donde las cáscaras son parte fundamental de la ornamentación del local, hasta la carta de platos, donde el huevo no puede faltar, aunque como siempre hay excepciones, estas hay que buscarlas en las ensaladas y en las patatas bravas, el resto de platos todos llevan huevo de una u otra forma.

La cocina de Ole Mis Huevos es una mezcla de propuestas tradicionales con otras más actualizadas y con toques de fusión, como el crujiente de wonton con trufa y salsa putanesca con huevo, claro está; otra opción de esa cocina fusión es la pizza de huevos de codorniz con foie, jamón ibérico y un espolvoreado de trufa que potencia el sabor y acaba por ocultar el del huevo. Situación similar se produce con un plato a base de espárragos verdes, huevo y trufa, pues es tanta la fuerza de sabores que llega a saturar el paladar.

Croquetas de langostinos al pil pil

La originalidad de estas croquetas, por otra parte ya muy ofrecidas en la restauración, reside en la forma de presentarlas, con forma ovoide y sobre una pequeña caja de huevos. Crujientes y sabrosas en cada bocado.

Donde Álvaro demuestra toda su originalidad y las enormes posibilidades del huevo es en el apartado de 'Revueltos' y en el de 'Nuestros huevos' que encontramos en la carta. Para empezar, el revuelto ya nos resulta atractivo por su sencillez. Pero ojo, el revuelto no es una tortilla que nos haya salido mal, todo lo contrario. No existe una limitación a la hora de preparar un buen revuelto, excepto que todos los ingredientes a excepción del huevo deben estar cocinados con anterioridad, pues un revuelto tiene que estar jugoso, el huevo apenas coagulado y en Ole Mis Huevos los preparan muy bien y con toques originales como el de remolacha y pipas de calabaza o el de morcilla y manzana. Un buen revuelto se caracteriza por la proporción de huevo que se utiliza con el resto de los ingredientes, el aceite o mantequilla y el punto de coagulación.

Huevos con jamón

Un clásico que en esta casa preparan de manera muy correcta. Fritos en abundante aceite para que la clara quede cuajada y la yema jugosa y con unas lascas de jamón que se atemperan con el propio calor de las patatas fritas y el huevo.

'Nuestros huevos' es otro capítulo aparte de la carta que merece la pena. Los huevos fritos son un placer gustativo inigualable. En esta casa los podemos tomar de la manera más humilde, solamente con patatas, clásicos con jamón o chistorra, más marineros con bacalao o pulpo y con carne, es decir, con pollo o ternera salteada. Ole Mis Huevos es una propuesta atractiva por la propia versatilidad de la cocina en torno al huevo y por lo comedido del precio de los distintos platos.

Los datos: Cocina popular actualizada

Dirección
Calvario, 4
Teléfono
951 769 505
Horario
No cierra
Precios
Pizza de huevos: 10€ / Revuelto de remolacha: 6€ / Olé carnívoro: 14€
Valoración
Cocina: 6,5 / Sala: 6,5 / Carta Vinos: 6 Calificación: 6,5/10
Califiación
6,5/10