Huevos, la importancia del origen

La prueba de la frescura. En la imagen, un huevo recién puesto. Obsérvese cómo la clara permanece recogida en torno a la yema./Daniel Maldonado
La prueba de la frescura. En la imagen, un huevo recién puesto. Obsérvese cómo la clara permanece recogida en torno a la yema. / Daniel Maldonado

La trazabilidad es la garantía más sólida para elegir bien. Tres granjas de Coín ejemplifican los tres tipos de cría de aves de puesta más comunes

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Por su versatilidad, su valor alimentario, su precio accesible y porque nos encantan, los huevos son un alimento básico en la despensa. La media de consumo en España se sitúa en unos 223 huevos de cáscara por persona y año. Pero, ¿cómo elegir los huevos que compramos? Más allá de categorías, hay un elemento fundamental a la hora de elegir un producto: la trazabilidad. Es decir, conocer de dónde viene un alimento y qué proceso ha tenido.

La provincia de Málaga es líder en Andalucía en la producción de huevos junto con Sevilla, con unos tres millones de aves. Para valorar la importancia de la trazabilidad, un dato: la UE, donde España es el segundo país productor tras Alemania, importa tantos huevos como produce, lo que hace que conocer su origen sea un factor de especial importancia a la hora de elegir. Los huevos para el consumo se clasifican por calidad (la calidad 'A' que vemos en los envases se refiere a que son huevos frescos con la cáscara limpia e intacta) y por el modo de cría (identificado por el primer número de la serie impresa en la cáscara: 0 para gallinas en libertad alimentadas con piensos ecológicos, 1 para gallinas en libertad, 2 para gallinas sueltas en naves, poco frecuente en el mercado, y 3 para gallinas criadas en jaulas verticales).

Las tres modalidades de cría más extendidas se dan cita en Coín, con la peculiaridad de ser tres empresas familiares que comercializan sus huevos directamente. Inmaculada y Antonio viven entre gallinas. Los padres de ella tenían una plantación de nogales junto al río Grande, en Coín, y en el año 2000 decidieron combinar este cultivo con la cría de gallinas ponedoras en ecológico, convirtiéndose en pioneros en esta modalidad de la provincia. Para acceder a la finca hay que calzarse unos gruesos cubrezapatos de plástico hasta media pierna. «Es para evitar introducir contaminantes, porque si las gallinas enferman, no podemos tratarlas con antibióticos», explica Inmaculada. Ahora mismo tienen 3.500 ponedoras que les proporcionan unos 2.400 huevos diarios.

El etiquetado de los huevos nos ayuda a saber de dónde proceden, tipo de cría y fecha de consumo óptima

El ritual en la granja es siempre igual. Por la mañana se abren los distintos corrales, donde están los ponederos, y se deja salir a las gallinas a espacios amplios pero vallados, en este caso, bajo la benéfica sombra de los nogales. Mientras las gallinas picotean, ellos recogen los huevos y los llevan a la zona de clasificación, marcado y envasado. Inmaculada y Antonio, que disponen de un terreno grande, rotan las zonas de suelta para permitir que el suelo se regenere. «Las gallinas arrasan con todo», sonríen. Son animales amigables, que acuden en cuanto ven a Inmaculada y Antonio, y que pueden vivir 10 años, aunque la vida útil como ponedoras es de unos dos años. Pasado este tiempo, ellos las llevan al matadero y venden la carne a sus clientes.

Bienestar animal. La normativa de granjas de aves de cría establece las condiciones y amplitud mínimas de los espacios de cría. Arriba, uno de los corrales de refugio de Huerta Río Grande, donde las gallinas pernoctan.
Bienestar animal. La normativa de granjas de aves de cría establece las condiciones y amplitud mínimas de los espacios de cría. Arriba, uno de los corrales de refugio de Huerta Río Grande, donde las gallinas pernoctan. / Daniel Maldonado

A pocos metros de Huerta Río Grande está Huevos Salvi. Salvador Pavón, amante de los animales desde niño, a los 13 años ya vendía a sus vecinos los huevos de las gallinas de su corral. A los 17, ya junto a quien hoy es su mujer, Inmaculada, montó su explotación en intensivo, Granja Salvi, que hoy tiene 80.000 gallinas ponedoras, cuenta con certificación de bienestar animal, elabora su propio pienso, recicla todos sus residuos, incluyendo el compostaje de la gallinaza o excrementos de gallina para piensos, y garantiza la distribución a sus clientes cuatro horas después de la puesta. Granja Salvi también distribuye huevos ecológicos y de campo de otros productores, pero los que ellos producen corresponden a los que vienen marcados con un número 3 en la cáscara, es decir, gallinas criadas en jaulas. Jaulas, eso sí, espaciosas, ventiladas y escrupulosamente limpias. De la mano del Grupo de Desarrollo Rural Valle del Guadalhorce, Granja Salvi ha promovido acuerdos con productores cercanos para la comercialización como forma de competir en un sector de gigantes.

Pioneros del ecológico. En la imagen, Inmaculada y Antonio, de Huerta Río Grande, la primera en la provincia en dedicarse a la producción de huevos en ecológico.
Pioneros del ecológico. En la imagen, Inmaculada y Antonio, de Huerta Río Grande, la primera en la provincia en dedicarse a la producción de huevos en ecológico. / Daniel Maldonado

Los últimos en llegar al sector fueron Diego y Susana, de la Granja Avícola Macías Gil, especializada en huevos de campo. «Era el único tipo que no había en Coín y apostamos por él», dicen. Aquí colabora toda la familia, incluso sus hijos cuando el colegio se lo permite, porque la granja es un paraíso para ellos. Ahora mismo tienen 1.200 ponedoras. Susana se encarga de sacar a las gallinas al campo y retirar los huevos, que Diego reparte en el día por el Valle del Guadalhorce, Málaga capital y la Costa del Sol. «Nosotros presumimos del huevo ultrafresco», dice Diego. ¿Y cómo se distingue un huevo fresco? Todos los productores coinciden en que lo más definitorio es que al cascar el huevo, la clara se quede recogida. «El color de la yema no es tan importante», dice Inmaculada, de Huerta Río Grande. «En el pienso ecológico suele haber menos maíz porque existe poco maíz ecológico y es caro y difícil de conseguir». Al final, el origen cercano es la mejor garantía.

Leer la información. La serie alfanumérica de la cáscara empieza con el número que indica la forma de cría (0 al 3), a continuación, las iniciales del país de origen, y luego, el código de la provincia, del municipio y de la granja.
Leer la información. La serie alfanumérica de la cáscara empieza con el número que indica la forma de cría (0 al 3), a continuación, las iniciales del país de origen, y luego, el código de la provincia, del municipio y de la granja. / Daniel Maldonado

Pistas

Granja Avícola Macías Gil

Esta explotación familiar ubicada en Coín y regentada por el matrimonio formado por Diego Macías y Susana Gil, ha sido la última en ponerse en funcionamiento en el municipio. Se dedica a la producción de huevos de campo (gallinas libres y alimentadas con piensos no ecológicos). Actualmente tienen 1.200 aves, aunque están pendientes de la aprobación de una ampliación de las instalaciones que les permita llegar a las 2.400 gallinas. El trabajo se reparte entre Susana, que se ocupa de la recolección, clasificación y empaquetado de los huevos, y Diego, que reparte a diario en distintas zonas de la provincia: Guadalhorce, Costa del Sol y Málaga capital.

Dirección C/ Tte. Coronel Garret, 8 (Coín). Teléfono 650667289. macias.pavon@gmail.com

Granja Salvi

Granja Salvi comenzó a partir de la afición a los animales de su fundador, Salvador Pavón, que empezó a criar gallinas con 13 años. Una granja intensiva con certificados de bienestar animal, reciclaje de desechos, pienso propio y reparto 4 horas después de la puesta.

Dirección Coín. Contacto http://granjasalvi.es/.

Huerta Río Grande

La idea de complementar el cultivo en ecológico de nogales con la cría de aves de puesta surgió hace 20 años, y hoy, Inmaculada y Antonio son la segunda generación de los pioneros del huevo ecológico en Málaga, con más de 3.000 gallinas y distribución propia.

Dirección Coín. Contacto www.huertariogrande.com.

AMA

Avicultores Malagueños Asociados (AMA) es resultado de la unión de pequeños productores de huevos de la provincia para mejorar su comercialización, y actualmente ponen en el mercado más de 700.000 huevos diarios con una red de distribución que abarca toda Andalucía.

Dirección Málaga. Contacto www.huevosama.com

La Huertezuela

Ubicada en Alozaina, en territorio de la Reserva de la Biosfera y Parque Natural de la Sierra de las Nieves, esta finca agrícola y ganadera se dedica al cultivo de diversas plantas y hortalizas, incluyendo la stevia, y a la cría de aves para producir huevos en ecológico que distribuyen en la provincia.

Dirección Alozaina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos