El Higuerón: Cocina de sabores asturianos

:: sur/
:: sur

Óscar Amores interrelaciona dos estilos bien distintos en este clásico restaurante de Benalmádena

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Esta casa, muy conocida por los malagueños que viven en esta parte de la Costa del Sol, ha pasado por demasiadas vicisitudes en los últimos veinte años. Hoy, desde que Ricardo Fernández se hizo cargo y se echó a sus espaldas la responsabilidad de devolver a El Higuerón el pasado esplendor, el restaurante ha ido paulatinamente dando un vuelco en positivo y ahora mismo vuelve a ser uno de los espacios gastronómicos más interesantes de la zona. Eso sí, sin perder nada de su filosofía primitiva que basaba su carta en una cocina tradicional que hundía sus raíces en las fórmulas y recetas de la cocina asturiana marinera y del interior. Incluso por aquí pasaron, con más desaciertos que aciertos, reconocidos chefs asturianos. Hoy todas esas vicisitudes han ido quedando relegadas y la cocina de Óscar Amores es la que predomina a través de una magnífica interrelación con la que dio origen al restaurante.

He salido gratamente sorprendido después de llevar más de cinco años sin sentarme en la mesa de esta casa, una casa que fue y sigue siendo una referencia culinaria para muchas familias malagueñas. Óscar compagina elaboraciones como el tartar de atún con crema de aguacates y huevas de tobiko, un salteado de colmenillas con foie y trufa o unas albóndigas de rabo de toro, con otros platos que no pueden jamás faltar de la carta.

Datos de interés

Dirección:
A7. Salida 217.
Teléfono:
952 119163
Web:
elhigueron.com
Cierra;
No cierra.
Algunos platos:
Fabada asturiana: 22,20 euros; Merluza a la sidra: 26,70; Arroz con leche: 7,15 euros.
Valoración:
Cocina: 8. Sala: 7. Carta Vinos: 7. Calificación: 7,5/10.

Ahí permenecen, correctamente elaborados, incluso si hubiera que compararlos con versiones anteriores, salen ganando por mucho margen guisos como las fabes con almejas, las patatas con langostinos o la propia fabada asturiana, auténticas estrellas de la cocina de El Higuerón. Pero también junto a estos guisos tradicionales, el pastel de centollo gratinado, la tosta de cebolla o la merluza a la sidra, platos que ya probé en mi primera visita a esta casa hace más de viente años, son un atractivo coquinario que resiste por su fuerza y sabor al paso de los tiempos y a las modas gastronómicas.

Aquí, en El Higuerón, conviven dos estilos de cocina a las mil maravillas. Es en el apartado de postres donde notamos más diversidad de estilos, pero manteniendo el tradicional postre asturiano del arroz con leche o la crema de manzana. Junto a los platos dulces se ofrecen por copas o por botellas una selección de vinos dulces.

No solamente ha cambiado en parte la carta, también se han abierto nuevos espacios para ofrecer una mayor comodidad al cliente. Una terraza al aire libre desde la que se pueden contemplar unas agradables vistas de la sierra de Mijas y el mar, siendo muy utilizada en las noches estivales, un bar con un comedor donde tapear o comer de una manera más informal y un gran salón de eventos. Eso sí, desde todos estos nuevos espacios las vistas siguen siendo espectaculares. Pero, ojo, otro de los cambios está estrechamente relacionado con los precios y eso sí que es de agredecer, pues, sin perder la calidad de los platos, la factura está en consonancia con lo que la carta ofrece, incluidos los precios de los vinos. El servicio de sala es el que se espera de un restaurante de estas características. En suma, El Higuerón vuelve a ser el que fue, un restaurante de corte tradicional, con toques creativos y de profundos sabores inspirados en la cocina asturiana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos