Guerra sin tregua a los nuevos formatos para el vino

Guerra sin tregua a los nuevos formatos para el vino

El bag-in-box (BIB) arrasa, pero no todas las bodegas lo ven con buenos ojos... ¿Llegará a triunfar y verse en todas las mesas?

A . J. LINN

¿En qué formato beberán vino, suponiendo que lo hagan, nuestros nietos y bisnietos? Este año tenemos vino en lata, botellas de cartón, minitanques de acero inoxidable y algo más. El ya popular bag-in-box (BIB) arrasa. Hay quien mantiene que da mala imagen, pero las cifras hablan por sí solas: las ventas en Amazon de este formato se incrementan un 212% al año. Pero tranquilo. Hay un vino típicamente español que no está en peligro de extinción en lo que se refiere a la clásica botella de 75 cl: el de Jerez y Sanlúcar. A contracorriente a toda tendencia innovadora, el Consejo Regulador de Jerez continúa poniendo pegas a otro formato que no sea el vidrio. Por tiempo que pase, años ya, con inspecciones sorpresa de bodegas y pleitos legales que solo benefician a abogados. ¿Qué tiene el Jerez tan exclusivo que haga que su venta en box lo mancille? Peñín, a favor, ha dicho que lo más curioso es que bodegas como Osborne, Barbadillo y González Byass utilizan BIB para el mercado nacional con otros vinos. Según el presidente de la Asociación de Vinateros de Sanlúcar, Francisco Yuste, es una incongruencia que «sea el mismo vino que vendemos en garrafas y no nos dejen envasarlo en BIB, mucho más higiénico y que garantiza la calidad y autenticidad de nuestros vinos». Caldos del nivel de Marlborough Springs Sauvignon Blanc, Stormhoek Chenin-Chardonnay o Les Dauphins Cotes du Rhone Villages se encuentran en BIB desde hace años. A muchas bodegas esta solución les ha salvado la vida. Puestos a vender vino, abrámonos a formatos. ¿Qué razón puede tener ese Consejo Regulador para su obstinada riña política? ¿Cree que todavía estamos en los años dorados en que la idea de vender vino en box podía incomodar a la aristocracia jerezana?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos