Lo Güeno: medio siglo del tapeo más malaguita

Nacido como un pequeño bar de tapas en febrero de 1967, el mesón se ha consolidado como uno de los negocios más antiguos del Centro

Foto de familia durante la inauguración de Lo Güeno en el año 1967/SUR
Foto de familia durante la inauguración de Lo Güeno en el año 1967 / SUR
Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El pequeño bar de tapas en donde la barra lo ocupaba todo se ha hecho mayor. Lo Güeno, uno de los bares de tapeo más tradicionales del Centro, celebra estos días medio siglo de vida convertido en un auténtico referente gastronómico en la ciudad. Pese a conservar su esencia, y esa barra enorme, el negocio ha crecido sin descanso. De los apenas 60 metros cuadrados ha pasado a más de 300 en diferentes locales y comienza a dar paso a la tercera generación.

Fundada en febrero de 1967 por los empresarios José Puerto y Francisco Ríos en la calle Marín García, pronto se convirtió en un referente del buen tapeo gracias a la infinidad de platos que aún hoy se conservan en la carta. Lo Güeno abrió sus puertas al cobijo de reputados negocios como La Hostería, El Boquerón de Plata o La Tasca, y a día de hoy presume de ser uno de los más antiguos de la ciudad y de haberse convertido en lugar de parada obligatoria para los numerosos grupos de turistas que visitan la ciudad a diario.

Tras unos inicios complicados –en el que José Puerto se quedó como único propietario del negocio–, la calidad de los productos así como el tipismo de su barra le permitieron hacerse un nombre en el mundo. Tanto que en el año 1977 la revista Newsweek lo citó como el lugar de España donde «hacen de la tapa un arte».

Una vez consolidado como alternativa de calidad en el Centro, el verdadero crecimiento del negocio se produjo con la entrada de la segunda generación familiar en el año 1998. Tras el fallecimiento repentino de José Puerto, el empresario Mariano Reche (yerno del fundador) se puso al frente del negocio y decidió ampliar las miras. «Nos lo pensamos mucho, pero finalmente nos decidimos a continuarlo», recuerda. Así, en 2003 amplió el negocio con un nuevo local en la acera de enfrente, y en 2013 adquirió un nuevo espacio en la calle Strachan.

Mariano Reche, en la puerta del negocio.
Mariano Reche, en la puerta del negocio. / Ñito Salas

Mariano Reche considera que el único secreto para seguir tantos años es «trabajar, trabajar y trabajar». A su juicio, lo importante de un negocio es que tenga alma y que el trato sea exquisito y personal. «Aquí viene gente de toda España por referencias; tenemos clientes que cuando vienen a Málaga lo primero que hacen es pisar nuestra casa», presume con gran orgullo.

Ypor esto mismo asegura que nunca ha escuchado las ofertas que ha recibido para abrir Lo Güeno en otras ciudades como Marbella o Madrid. «No lo descarto completamente, aunque para estar en otro sitio tendría que irse una parte de la familia y es todo más complicado», considera. Por contra, recuerda que muchas personas sí han tratado de copiar su estilo en otras partes del mundo. «Un chico se llevó la idea para abrir un local similar en Amsterdam ;y un japonés quería montar otro igual en su país», dice.

Consideran que la única clave del éxito es el trabajo y no descartan abrir fuera de Málaga

Para el futuro también se plantean seguir creciendo en productos malagueños de la mano de Sabor a Málaga, ya que están completamente convencidos de los grandes productores que hay en la tierra. Como ejemplo destaca que en su carta de vinos ya disponen de más variedades de Málaga que de cualquier otro sitio. «Estamos introduciendo nuevos platos y aconsejamos a los clientes que prueben la comida del terreno».

Con motivo del cincuentenario, Lo Güeno ha acogido diferentes actividades a lo largo del año que le han servido para rendir homenaje a la ciudad que les ha dado tanto. Y ahora, que ya concluyen los actos del aniversario, ya han puesto la maquinaria en marcha para alcanzar, al menos, otros 50 años más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos