Gonzalo D'Ambrosio: «Tenemos una cocina maravillosa que se puede hacer con ingredientes accesibles»

Gonzalo D'Ambrosio: «Tenemos una cocina maravillosa que se puede hacer con ingredientes accesibles»
Daniel Maldonado

«La gente se acerca a la cocina muchas veces por amor, y ese es un motor muy potente»

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Gonzalo D'Ambrosio (Buenos Aires, 1982) cambió la gestión ejecutiva de 11 restaurantes en su ciudad natal por un salto sin red a Madrid para disfrutar con más intensidad y menos estrés de su pasión y su oficio: la cocina. Ahora compagina la enseñanza y su restaurante, Superchulo, con varios programas exitosos en Canal Cocina: 'Fácil y resultón', 'Un trío en la cocina' y 'Los caprichos de Gordor', y acaba de lanzar un libro, 'La cocina de Gonzalo D'Ambrosio' (Oberon) que la semana pasada se presentó en los centros FNAC de la provincia de Málaga. Encantador, feliz y enemigo de fanatismos, proclama que «para comer bien no hay que complicarse la vida».

-¿Por qué un chef de éxito decide cambiar de país y dejar el restaurante por la divulgación?

-Primero, porque siempre me gustó estar con la gente, y en el momento en que decidí cambiar, además, estaba cansado y quemado. En el trabajo de restaurante se te va la vida, y decidí venirme a España con poco más que una maleta. Empecé a dar clases de cocina y para mí fue un hallazgo, descubrí que me encantaba y de que podías hacer un trabajo valioso para la gente; primero, los alumnos, y luego, en la tele, a un nivel mucho más amplio. Hay madres que me dicen que sus hijos prefieren mi programa a su serie de dibujos, y eso es un regalo.

-Ustedes, los cocineros de la tele, están llevando a cabo de alguna manera una labor social...

-Me gusta pensar que pueda ser útil, al menos. Cuando empecé a dar clases de cocina, me di cuenta de que la gente no tiene en casa tamarindo ni salsas exóticas; tiene cebollas, pimientos o pimentón; como mucho, curry, y tiene además poco tiempo. Tenemos una cocina maravillosa que se puede hacer con ingredientes accesibles y que se está olvidando, así que empecé a pensar en platos sencillos y ricos que la gente pudiera preparar sin complicarse la vida.

-¿Por qué meterse en la cocina, si se puede comprar todo hecho?

-Pues en mi experiencia, la gente se acerca a la cocina muchas veces por amor, y ese es un motor muy potente. Por recuperar el sabor de aquel plato de la abuela, por prepararle al novio o a la novia un 'tupper' rico para el trabajo, para cuidar a los hijos o a la madre...

-¿Y qué hay que hacer para empezar?

-Lo primero, perder el miedo... Y recomiendo mucho también preguntar a los tenderos. Hay que volver al mercado, hay que preguntar a los tenderos cómo usar un producto, o cuál es la mejor época para consumirlo. Ahora podemos bajar cualquier receta de Internet, pero hay mucha información que se pierde, y precisamente una de las cosas que hago en mi libro es recuperar parte de esa información. Creo que esa es la utilidad de los libros de cocina hoy. Un libro de cocina se tiene que usar, anotar, ensuciar. En 20 años estará viejito, pero lo habremos convertido en algo nuestro.

-Usted creó un término, 'Gordor', bajo el cual difunde algunas de sus recetas. ¿Qué significa?

-¡Jajaja! El término nació un día que estaba grabando un programa y me olvidé de la cámara para mirar lo que estaba batiendo en el bol, algo rico, goloso, supongo, y dije '¡Gordorrr!' así, al estilo Chiquito de la Calzada. Yo llegué a pesar 132 kilos, y adelgacé cuidando mi alimentación y haciendo ejercicio, pero no creo que haya que obsesionarse con las dietas. 'Gordor' es la persona que cuida su alimentación sin dejar de disfrutar de la comida. De vez en cuando, un día, te das un capricho, sin excederte. Y la verdad es que el término se ha hecho popular. En Instagram hay más de 16.000 publicaciones con el 'hasthtag'.

-Usted es argentino, de ascendencia italiana y quechua. ¿Qué le parece la cocina de España?

-Soy un enamorado absoluto de la cocina de España. La personalidad de las cocinas regionales, la variedad de platos y de productos, esa maravilla de los guisos de cuchara... En España tenemos platos sencillos pero deliciosos, y hay que recuperar esa cultura del kilómetro cero, sobre todo ahora que es fácil encontrar en el supermercado carne de canguro y fruta de todos los lugares del mundo...

 

Fotos

Vídeos