Gastrotendencias 'Wine smoothies'

Las bebidas refrescantes con base de vino son tendencia este verano.
Las bebidas refrescantes con base de vino son tendencia este verano. / SUR

Hielo en el vino, de abominación a romance

JUANMI RUBIO

Hasta hace poco, para algunos puristas, el hecho de estar disfrutando en una apacible terraza y ver cómo algún comensal cercano solicitaba al personal de sala un cubito de hielo para el vino hubiera significado una abominación digna de condena a la hoguera gastronómica sin posibilidad de réplica por parte del perpetrador de la atrocidad.

Afortunadamente para muchas personas, sobre todo para no acabar en la pira, esa cerrazón ha quedado un poco obsoleta, ya que se ha entendido que el consumo de vino en todas sus formas (que falta hace que suba en nuestro país) y como organolépticamente a cada uno más disfrute le depare, es lo más acertado, sin estereotipos ni reproches.

Como una evolución de la interacción entre hielo y vino, llegan los 'wine smoothies' (granizados de vino), los cuales comenzaron a vislumbrarse tímidamente el verano pasado pero que han eclosionado en esta temporada estival, siendo ya un hecho que, si no tenemos alguna propuesta en nuestras cartas, no estaremos al tanto en lo que las gastrotendencias marcan.

Los vinos utilizados para tal fin son jóvenes en su gran mayoría, ya que el carácter varietal es uno de los baluartes que buscaremos. Deberán proceder de variedades altamente aromáticas y muy expresivas, tales como las blancas Moscatel de Alejandría, Gewürztraminer, Albariño, Riesling, Godello o Treixadura entre otras; así como las tintas Graciano, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Garnacha, Tempranillo o Petit Verdot, por citar algunos ejemplos. Los mejores 'wine smoothies' no serán una simple mezcla de una proporción de vino y hielo, ni mucho menos. Su acertada mixología reside en interaccionar frutas frescas de cada temporada con siropes de flores, zumos, etc; que continúen con los patrones organolépticos de los vinos utilizados como base, los cuales recibirán un pequeño toque que le confiera la personalidad de cada bartender como algunas especias, raíces, etc. Un ejemplo puede ser un Moscatel de la Axarquía Smoothie, donde el vino base de esta variedad será acompañado por, además de hielo picado, un sirope de flor de azahar, así como rodajas de mango y melocotón. Otra opción es añadir leche y/o nata, para transformar esta mezcla en un batido. ¿Límites?, la imaginación, con una base de conocimiento.

Temas

Vino

Fotos

Vídeos