Cuando la formación nace de la demanda del mercado

Clases de cocina y sala en la Escuela de Hostelería Costa del Sol de Estepona. : /Sur
Clases de cocina y sala en la Escuela de Hostelería Costa del Sol de Estepona. : / Sur
Málaga en la Mesa

La Escuela de Hostelería de Estepona cumple cinco años con una fórmula de colaboración público-privada

SUR

Antonio Rojo y Cristina Matos, dos profesionales del sector de la hostelería, decidieron fundar la Escuela de Hostelería Costa del Sol (Estepona) movidos, literalmente, por la demanda del mercado. «Lo que provocó la apertura fue que en 2013 se presentaron más de 400 solicitudes para 15 plazas de un curso de Cocina de FP de la Junta de Andalucía. Entonces, Antonio Rojo se sentó con el alcalde y seis meses más tarde se puso en marcha una escuela muy demandada por el sector en Estepona, por la lejanía de la capital y la dificultad de reclutar profesionales con formación, que hoy sigue siendo un problema», explica Matos, la directora.

En estos días, el centro recibe a la quinta promoción de estudiantes de los cursos de Cocina y Servicios de Restaurante, tras haber formado hasta ahora a 150 alumnos y alumnas, de los que, aseguran, «el 97% está trabajando».

El hecho de ser un centro privado (aunque cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Estepona, que por ejemplo cedió las instalaciones en desuso del Palacio de Congresos para poder abrir el restaurante de prácticas) hizo necesario monetizar el coste de una formación que, como destaca Matos, «no es barata, ya que el material didáctico son carnes, pescados, verduras, vinos, etc., más el coste de uniformes, libros, seguros o profesorado». Pero Mato comenta que «la inversión de los estudiantes se recupera en dos o tres meses, porque en junio salen contratados y el 90% permanece en las empresas hasta septiembre. Más de un 50% consigue un empleo para todo el año», añade.

Un pilar para la escuela es la colaboración con hoteles y restaurantes de la zona, «que además nos permiten adaptar la formación a las necesidades reales del mercado». La escuela también se ha preocupado de llevar al centro a profesionales de renombre como Diego Gallegos, Diego del Río, Aitor Perurena, Álvaro Morales, Matías Cárdenas, Óscar Manso o Víctor Gutiérrez para que participen en la formación, y se involucró desde el primer momento en la promoción de productos locales por medio de acuerdos con empresas de la zona. «De hecho, fuimos la primera empresa de Estepona en formar parte de Sabor a Málaga», señala la directora, «y tenemos claro que un profesional que aprenda a trabajar con materia prima de cercanía y de temporada, después no querrá otra».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos