El aceite de oliva virgen extra ecológico de Finca La Torre, Mejor Alimento de España por quinta vez

El aceite de oliva virgen extra ecológico de Finca La Torre, Mejor Alimento de España por quinta vez

La almazara malagueña refuerza así el sello de calidad de su aceite de oliva virgen extra ecológico, que exporta a 25 países

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El aceite de oliva virgen extra ecológico que se produce en la Finca La Torre de Bobadilla, en Antequera, no deja de cosechar éxitos en certámenes nacionales y extranjeros. Tras el reciente premio al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra de la Provincia de Málaga Frutado Verde Intenso, con motivo del XVII Premio al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra de Málaga que concede la Diputación, la almazara Antequerana ha logrado lo que parecía imposible: su distinción por quinta vez en seis años como Premio Alimentos de España, Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra de la campaña 2017-2018, que otorga el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Al menos, así se lo ha comunicado por escrito a esta pequeña empresa malagueña, que produce anualmente entre 80.000 y 100.000 litros de aceite de oliva, la ministra Isabel García Tejerina. Desde el año 2012, Finca la Torre ha conseguido en cinco ediciones de los Premios Alimentos de España la mayor distinción como Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra, esta vez en la modalidad Frutado Verde Amargo. Sólo en 2016 quedó como finalista. Todo un logro, teniendo en cuenta que en España, como mayor productor oleícola mundial, hay muchas empresas que elaboran un AOVE de excelente calidad.

El Ministerio concede estos galardones para contribuir a revalorizar los aceites de oliva virgen españoles de mayor calidad y estimular a los productores a elaborar y comercializar estos aceites. Tienen también como finalidad promover la imagen y posición del mercado del aceite de oliva y promocionar entre los consumidores el conocimiento y valoración de las características sensoriales de este aceite.

Finca la Torre vende su AOVE en 25 países, entre los que se encuentran Estados Unidos, México, Alemania, Reino Unido, Japón, Corea del Sur, Australia, Italia, República Checa, Suiza, Suecia y Dinamarca, así como en Oriente Medio, que la última zona en la que ha conseguido entrar.

Gracias a sus numerosos premios, la almazara de Bobadilla, que sigue elaborando la miasma cantidad de aceite, 80.000 y 100.000 litros de aceite de oliva, ya que sólo fabrica con su propia aceituna, ha conseguido en los últimos tres años triplicar su facturación pasando de unos 400.000 euros en 2014 a unos 950.000 en venta en 2017. Para 2018, la firma ha planificado acabar con 1,2 millones de euros, lo que demuestra como su apuesta por una calidad excelente le está llevando a vivir una evolución constante.

Finca la Torre es propiedad de la empresa Agrifutura Holding AG de Suiza y está dirigida por el ingeniero agrónomo Víctor Pérez.

La empresa cuenta con 380 hectáreas, de las que 230 son de olivar (unos 33.000 olivos). Unas 120 hectáreas son de olivar tradicional, cuyo marco de cultivo no supera los 75 árboles por hectárea. El resto es olivar en intensivo (250 árboles por hectáreas). El 75% de la plantación es de la variedad hojiblanca. El resto son de arbequina, picual y cornicabra. Una de las apuestas de Finca la Torre es la agricultura biodinámica y ecológica.

“Estamos tremendamente orgullos. Cada año es más complicado obtener este tipo de premios porque muchas almazaras se están poniendo las pilas y apostando por producir un AOVE de excelencia. Vamos por el mundo presumiendo de que nuestro aceite es de Málaga y conseguir nuevamente este premio por quinta vez es toda una satisfacción para nosotros y para todos los malagueños”, ha manifestado el director comercial de la firma, Borja Adrián, que ha querido señalar que se trata del fruto de toda la plantilla de Finca la Torre -cuenta con nueve trabajadores-, con Víctor Pérez a la cabeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos