La Farola de Orellana: Taberna marinera con cuchareo

A medio camino entre Larios y Atarazanas, la taberna de Manuel Villena y Paco Robles (en la imagen, Robles con el equipo) propone pescado, marisco, guisos caseros y cuchareo con una buena relación calidad-precio, renovando la tradición del marisqueo popular en un entorno acogedor, versátil y agradable./D. MALDONADO
A medio camino entre Larios y Atarazanas, la taberna de Manuel Villena y Paco Robles (en la imagen, Robles con el equipo) propone pescado, marisco, guisos caseros y cuchareo con una buena relación calidad-precio, renovando la tradición del marisqueo popular en un entorno acogedor, versátil y agradable. / D. MALDONADO

En el entorno de Atarazanas, el proyecto conjunto del marisquero Paco Robles y el restaurador Manuel Villena ofrece una carta variada con buena relación calidad-precio

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

El entorno del Mercado de Atarazanas tiene una larga tradición de sitios de tapeo marinero, algunos recordados y desaparecidos hace tiempo, como El Boquerón de Plata, otros muchos mantenidos con buena salud y otros surgidos tras la rehabilitación del edificio y su consolidación como espacio turístico y de encuentro.

A esa oferta ha querido sumarse un sólido dúo de hosteleros: el marisquero Paco Robles (Noray) y Manuel Villena (La Farola de Cervantes, La Farola de Orellana, La Trastienda), y para eso han escogido un local estratégicamente situado en calle Martínez, a medio camino entre la calle Larios y la Puerta de Atarazanas, y han montado La Farola de Orellana Marinera.

«Nuestra idea ha sido tener una oferta de pescado y marisco con una muy buena relación calidad-precio y complementada con algunos guisos nuestros», explica Robles, y Villena remata afirmando: «Sobre todo hemos hecho una apuesta fuerte por la cuchara». Para eso tienen en cocina otra pareja fuerte, Ana, antigua cocinera del restaurante Mariano, y José, curtido en El Pimpi.

Taberna de mercado

A medio camino entre Larios y Atarazanas, la taberna de Manuel Villena y Paco Robles (en la imagen, Robles con el equipo) propone pescado, marisco, guisos caseros y cuchareo con una buena relación calidad-precio, renovando la tradición del marisqueo popular en un entorno acogedor, versátil y agradable.

La clave para poder ofrecer pescado y marisco de buena calidad a precios atractivos es saber comprar, y ese es el cometido de Paco Robles, que consigue un producto tal vez de menor calibre que en su Noray, pero de frescura garantizada y muy bien tratado en la cocina, tanto en el apartado de pescados para fritura (a 6 € la ración) como en el de marisco.

Sin embargo, merece la pena dejar sitio para otras especialidades de la casa, como las 'cornúas' de José (zamburiñas gratinadas con una salsa tipo americana, sabrosa y picantona, de factura propia); las papas 'a la mala leche', divertida versión de las bravas, o los guisos (marineros y de tierra, de cuchara y de tenedor) que salen de las manos de Ana, desde el potaje de garbanzos con pulpo, el gazpachuelo o los callos al cocido madrileño, el rabo de toro o las cazuelas y calderos, además de especialidades de su Galicia natal raras de encontrar por estos lares, como la zorza (masa de chorizo fresca, adobada en casa y pasada por la sartén).

Una carta bastante completa donde no faltan las ostras, de pequeño calibre pero sabrosas, o unos enormes carabineros a la plancha con las cabezas llenas de jugo, y que se puede disfrutar en la planta baja en torno a la barra y las mesitas que la circundan, o más reposadamente en el comedor, más espacioso y vestido con mantelería de tela, de la planta alta. El servicio, tanto en barra como en mesa, es atento y diligente, y la carta de vinos, aún en construcción, propone una buena variedad con precios razonables.

Los datos

Dirección
Martínez, 12.
Teléfono
951 389045.
Horarios
Cierra Domingos y lunes noche.
Precios
Pescado frito (R): 6 € / Cuchara del día: 11 € / Cocido de garbanzos: 7 €