Mil euros por diseñar el nuevo mantel de O Mamma Mía

Mauro Bracci, Andrea Silvi y Leonardo Silvi
Mauro Bracci, Andrea Silvi y Leonardo Silvi

La cadena de restaurantes celebra su 45º aniversario con carta renovada y un reto para sus clientes

Marina Martínez
MARINA MARTÍNEZ

Era como estar en casa. Andrea Silvi creció entre pizzas. Aún recuerda como si fuera ayer aquellos días en los que su madre elaboraba la pasta fresca mientras su tío cantaba. Todos estaban metidos en el ajo. En el de un negocio familiar que ahora cumple 45 años. Sí, casi medio siglo lleva metido en harina O Mamma Mía. Lejos queda aquel 1972 en el que Sergio Bracci llegó a Fuengirola para descubrir a los malagueños lo que era la comida italiana. “Muchos no sabían lo que era una pizza y encontrar los ingredientes era complicadísimo”, cuenta Andrea Silvi, sobrino de Bracci e hijo de Silvio, fundadores de una firma que no ha hecho más que crecer desde que nació. Tras Fuengirola vendrían Torremolinos, la plaza de la Merced, Benalmádena, Córdoba, Sevilla, Cádiz, Madrid y País Vasco. Hasta entonces, en propiedad todos. A partir de los noventa, ya con algunos en franquicia. Y, desde este mismo año, con presencia en Singapur. “Mi mayor satisfacción es que los clientes que iban de novios a los primeros restaurantes de la costa, sigan viniendo ahora con sus nietos. Que mi tío y mi padre hayan dejado esa huella en los malagueños demuestra el trabajo que hicieron”, comenta orgulloso Andrea Silvi, agradecido por el cariño de los clientes: “Mi padre murió cuando yo tenía 22 años, gracias a ellos voy conociendo más a mi familia”.

Sergio Bracci, Silvio Silvi y Paolo Bracci

Ahora es él, junto a su hermano Leonardo y su primo Mauro Bracci, quien ha tomado las riendas del negocio. Y, apoyados en esos 45 años y en todo ese recorrido, en el que lo vital se funde con lo profesional, no sólo renovarán la carta a finales de julio, también han lanzado un reto a quien se atreva a aceptarlo: diseñar su mantel. ¿El premio? Mil euros para el más original. “No hay que dominar la técnica ni ser artista profesional. Cualquier persona puede participar”, advierte Andrea Silvi, sobre esta iniciativa que idearon como “una forma simpática de involucrar a la sociedad” en la historia de una cadena de restaurantes que precisamente inició su andadura utilizando los manteles individuales como carta. Hasta hace aproximadamente una década. No desaparecieron, se mantienen, pero ya como elemento decorativo. Y eso buscan ahora, “que sea algo simpático y original”, propone Silvi.

La familia se instaló en la Costa del Sol a principios de los años setenta.

Quien quiera puede probar suerte. Los únicos requisitos son presentar obras originales y referidas al mencionado aniversario de la marca. De hecho, obligatoriamente deberá incluir los textos: '45 aniversario', 'Desde 1972' y el logo de O Mamma Mía (descargable en omammamia.com). Como límite de plazo de entrega, el 14 de julio. Se podrá realizar en el restaurante de Fuente de Reding (avenida de Príes, 13), en horario de entrega de lunes a viernes de 13.00 a 20.00 horas. También se puede enviar por correo a esta misma dirección. El estilo es libre, se pueden presentar tanto ilustración como fotografía, pintura o collage. Además del primer premio de mil euros para el gandor, las diez obras siguientes a elección del jurado se expondrán en el restaurante de Fuente de Reding y obtendrán un obsequio de una cena para dos personas en el restaurante que elijan de O Mamma Mía. Los interesados pueden consultar las bases aqui.

Fotos

Vídeos