Restaurante Alea: Un espacio diferente

Restaurante Alea: Un espacio diferente

Platos de corte clásico y tradicional con aportaciones creativas

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Rodrigo Bocanegra lleva bastante tiempo asumiendo la dirección de uno de los restaurantes del centro de la capital que mejor situación tienen y cuya cocina siempre se ha desenvuelto entre las propuestas tradicionales readaptadas con comedidos y muy justitifcados toques de modernidad.

Me gusta el contrate que se suscita entre su cocina y el habitáculo del establecimiento, pues sobre lo que fue un molino en el siglo XVIII y la única panadería existente en el interior de la muralla árabe de la ciudad, después fábrica de pasta de trigo con noria de tracción animal incluida, ahora se alza un moderno, luminoso y acogedor restaurante dividido a su vez en distintos espacios perfectamente diferenciados, incluidos reservados de diferente amplitud y usos. Espacios que desde el minuto uno de haber cruzado el umbral de su puerta ya nos indica u orienta hacia dónde debemos ir según nuestras preferencias. Una barra integrada en el comedor de la plata baja, otro espacio muy solicitado a la hora del tapeo o por quienes gustan de la cocina compartida y mesas altas y en la parte superior donde hay más privacidad y una zona donde a buen seguro las copas de sobremesa nos van a saber mejor.

Dirección
Fajardo, 11
Teléfono
952 218 639
Web
restaurantealea.com
Cierra
Domingos noche
Precios
Potaje marinero 8,95€ / Pulpo a la brasa: 21,90€ / Picantón a la parrilla: 14€
Valoración
Cocina: 7 / Vinos: 6,5 / Calificación 7 de 10

Lo que en el 2006 empezó siendo un local de tapas es ahora uno de los restaurantes del centro que presentan una mayor personalidad en su estilo de cocina a diferencia de lo que habitualmente nos encontramos en la restauración de esta zona de la capital. Esa personalidad gastronómica a la que me refiero radica precisamente en la poca concesión que en su carta se hace hacia los típicos y tópicos platos que se acostumbran a ofrecer a los turistas y visitantes, es decir, pizzas, fritura, hamburguesas y sushis de una mediocridad que salta a la vista. Para empezar hay un buen surtido de panes y una sección de platos para picar que abarca desde la ensaladilla rusa de Alea, plato que ha despertado desde hace años un interés inusitado y que reconozco que me gustó ese toque de encurtidos muy finamente picados que envuelven cada bocado, hasta unas croquetas de bacalao o falafel muy logradas, pasando por una selección de tartares, incluso unos nidos de langostinos donde la pasta filo llega muy crujiente y con un buen punto a la mesa.

Tartar de atún

No es el tartar de atún al uso, en esta casa lo acompañan con una suave crema de aguacate y refuerzan su sabor con huevo de codorniz. Muy meloso y con los ingredientes justos para que los sabores no se oculten unos con otros.

Los amantes de los platos de cuchara van a encontrar en la carta cuatro guisos que no faltan ningún día y que abarca desde la internacional sopa de cebolla hasta un potaje marinero con pulpo y langostinos. En cambio, el capítulo de ensaladas peca en exceso de ser demasiado ecléctico, se echa en falta alguna ensalada más original y menos turística. Con los pescados nos ocurre lo mismo, muy clásicos los platos a excepción del rape con jamón y salsa verde y el pulpo cocido a baja temperatura y terminado en el fuego, lo que le da un toque de brasa muy sustancioso. Sin embargo, el capítulo de carnes está muy bien resuelto en Alea y con cortes y productos que dejan satisfecho al más carnívoro. Me gustó el pollo picantón relleno de frutos secos.

Unos precios comedidos, un servicio joven y bastante profesional a la vez que agradable hacen de Alea un restaurante en cierta manera diferente a lo que hay a su alrededor y con espacio para realizar eventos.

Picantón a la parrilla

No es habitual encontrarse en la carta con el pollo picantón, en Alea lo ofrecen y preparan con un contundente relleno de frutos secos que contribuye a darle consistencia de sabores a una carne que por sí sola resulta muy plana.

Temas

Málaga