La Fábrica: Un espacio para 'carnívoros'

La Fábrica: Un espacio para 'carnívoros'

Buenas carnes combinadas con platos de Paco Flores en este establecimiento de Fuengirola

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

Paco Flores no solamente triunfa en La Cala de Mijas, desde hace poco tiempo lo hace en uno de los espacios diseñados y pensados paro los paladares más 'carnívoros' que hay abiertos en la localidad de Fuengirola. Lo que en su día fue uno de los bares de tapeo y raciones más interesantes de esta localidad, El Tostón, es hoy La Fábrica. Pero, ¡ojo!, Paco no descuida las tapas y la cocina tradicional y en la misma localidad tiene otro espacio gastronómico, una taberna conocida como Mi Lola.

La Fábrica es mucho más que un restaurante asador. Basta con echar una rápida ojeada a la carta y en especial a la sección de carnes para darnos cuenta de que hemos llegado al lugar indicado, máxime si somos verdaderamente amantes de las carnes rojas.

Flores se ha rodeado de un buen equipo para que todo salga a gusto de su clientela, una clientela bastante fiel que le ha ido siguiendo en cada uno de sus desplazamientos y aperturas, un buen ejemplo es el éxito que tiene en su restaurante de La Cala de Mijas, Pura Sangre. Al frente de la cocina se encuentra Salvador Alfaro y en la parrilla, Buli. La bodega y la sala son cosa de David Moreno. En La Fábrica, los vinos cuentan y mucho. Una buena carne debe tener un maridaje perfecto si de verdad queremos disfrutar de todo su sabor. Si a esta selección le unimos unos precios más que sensatos, pues miel sobre hojuelas.

Mi recomendación particular si se visita por primera vez este restaurante asador es compartir entre todos los comensales de la mesa una serie de platos que ya forman parte de la cocina de Paco Flores. Me gustó mucho el pulpo asado con papas al horno con pimentón de la Vera y cebolletas al carbón y sus croquetas, que en esta ocasión llegaron acompañadas de un salmorejo. En contraposición, los langostinos tigre al ajillo pecaban en exceso de un fuerte sabor picante que enmascaraba el de los langostinos.

Las carnes son, como no podía ser de otra manera, el fuerte de esta casa. En la carta vienen muy bien definidas, como debe ser. Un capítulo de aves donde no falta el pichón con su arroz de hongos y trufa, magret de pato o un pollo picantón. En el apartado de ovinos nos encontramos con un chivo al ajillo o la clásica paletilla asada. Los ibéricos van desde el cochinillo asado hasta la presa o el secreto a la brasa. Pero donde más hincapié hace Paco es en las distintas clases de carne de vacuno que el cliente puede elegir. En esa misma elección está perfectamente explicado si la pieza es de chuleta o son lomos altos o solomillos. Las piezas de lomo alto se sirven al peso, pues algunas son demasiado grandes. Otra de las características de la carta de carnes es que en cada una se reseña el tiempo de maduración de cada pieza.

Rubia gallega, buey del Valle del Esla o de Berrendo en los Montes de Madrid, retinta andaluza, charolais limousine, angus, holstein... Son algunas de las diversas razas de vacuno que podemos degustar en La Fábrica. El punto de fuego siempre es al gusto del cliente y, por lo que he tenido ocasión de comprobar, Buli, el parrillero, conoce muy bien su oficio. Con estos mimbres y con la calidad del producto, este asador tiene todos los condicionantes para ser un referente en Fuengirola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos