Ecológicos versus naturales

Ecológicos versus naturales

La etiqueta de ecológico u 'organic' se ha quedado a medio camino y es criticada tanto por los productores tradicionales como por un sector de científicos

BENJAMÍN LANA

Si preguntáramos por el país de Europa más sensibilizado con la agricultura ecológica probablemente pensaríamos en alguno del norte. Sin embargo, es España la que lidera la Unión Europea en superficie dedicada a cultivos ecológicos con un total de 1.968.000 hectáreas, un 18% del total de la Unión, y el doble que hace diez años. Un mercado con competencia más estrecha, mejores precios y ayudas públicas europeas de cientos de millones en la última década han acabado por ser argumentos para convencer cada vez a más productores.

Las cifras del cultivo ecológico de viña también dan para sentirse tan orgulloso como cuando se conocen los datos de donación de órganos. España es el viñedo más grande del mundo, con casi un millón de hectáreas, el equivalente al territorio de Asturias o Navarra plantado completamente de vides. De todas ellas, el 9% cumple los requisitos comunitarios para poder calificarse como ecológico. Son 96.500 hectáreas frente a las 83.000 de Italia o las 68.500 de Francia.

Pero no es oro todo lo que reluce. Que en el campo se prohiban algunos tipos de abonos y pesticidas y se controle la cantidad autorizada de otros tratamientos es una cosa y que los vinos que llegan a las mesas con la etiqueta de ecológico estén libres de lo que coloquialmente llamamos 'química', otra. La polémica no cesa pese a que la UE va aprobando nuevos reglamentos y elabora costosos estudios, como el Orwine, para tratar de acomodar a los diferentes agentes del sector.

Etiqueta a medio camino

La etiqueta de ecológico u 'organic' se ha quedado a medio camino y es criticada tanto por los productores tradicionales como por un sector de científicos que sostienen que es poco más que un engaño para los consumidores por cuanto la legislación permite utilizar buena parte de los productos convencionales y también es perniciosa para el medio ambiente porque, al ser menos eficiente con la producción, acaba resultando más demandante de energía y, a la larga, más contaminante. Los productores de vinos naturales, un pequeño sector en crecimiento, también rechazan la etiqueta de 'ecológico' porque esconde la verdad de la producción y la elaboración no tan lejos, a su juicio, de lo puramente industrial.

Los vinos naturales son aquellos en los que ni en el viñedo ni en su elaboración se utilizan productos que no tengan origen natural y que no tienen añadido de sulfitos, el principal escudo protector del vino convencional, que también llevan los ecológicos en menor proporción. En España hay más de 400 bodegas con alguna referencia de vino ecológico. En total son más de mil vinos en el mercado que llevan esta etiqueta de la UE, pero apenas unos centenares los naturales, desnudos o 'vinos sin maquillaje' como también se empiezan a conocer.

En comunión con la tierra

El movimiento de nuevos viñadores no está formado por lunáticos o excéntricos, sino por viticultores-elaboradores que han optado por vivir en comunión con sus tierras y por el cuidado personal del viñedo y elaboraciones naturales, similares a las que se usaban hace 100 o 200 años, lo que da lugar a vinos muy singulares, con aromas y sabores heredados directamente de la tierra en la que han nacido, sanos y sostenibles.

El interés que suscitan es cada vez mayor. De ser unos desconocidos en España hace diez años han pasado a concentrar la atención de los aficionados al vino y los profesionales de la gastronomía. Se han producido documentales y publicado varios libros sobre el fenómeno. En casi todas las grandes ciudades surgen bares especializados en estos productos alejados de los sabores y aromas estereotipados. Frente a los grandes estudios, las pequeñas películas independientes. Y parece haber sitio para todos.

----------------------------------------------------

PD. Si le está picando la curiosidad sobre estos vinos naturales y las gentes que los elaboran pueden echarle un vistazo a 'Los nuevos viñadores' (Planeta Gastro), de Luis Gutiérrez, el hombre de Parker en España, un libro que no habla de catas, sino de las gentes que los elaboran y sus visiones del mundo.

Temas

Vino

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos