Desayuno garbanzos

Desayuno garbanzos

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Recientemente, una madre y nutricionista que osó presumir en las redes sociales de que su hijo era feliz desayunando garbanzos y no sabía lo que era una galleta desencadenó un acalorado debate en Twitter, con posicionamientos contundentes a favor y en contra, como se estila en las redes sociales. Poco después, una informal charla telefónica con Rosario Sánchez, impulsora de Cooking Málaga, uno de los proyectos más avanzados e interesantes en lo referente a introducir a los niños y niñas en una alimentación saludable de forma lúdica, revelaba a esta periodista la triste realidad mayoritaria: A los peques de hoy, más allá de los niveles educativos y socioeconómicos de las familias, les cuesta enfrentarse con las verduras y las ensaladas, y por más que colegios o escuelas de cocina hagan el intento de amigarlos, si en el entorno familiar no se lleva a cabo el trabajo tenaz de introducir el verde en la dieta, los niños lo rechazan. «Si se pierde esa batalla en los primeros años de la vida, luego es muy difícil ganarla», señalaba Rosario. Las nuevas tendencias dietéticas, adoptadas por padres y madres, son miradas a veces con desconfianza, con burla o con desprecio, por quienes consideran que siguen hábitos alimentarios 'normales', sobre todo cuando se extienden a los menores. Pero al menos, detrás de esas decisiones hay una reflexión previa y necesaria sobre qué comemos y cómo lo hacemos. En el otro extremo, la poderosa industria alimentaria nos convence de que la bollería o ciertas golosinas que deberían tener una presencia cuando menos esporádica en la dieta son saludables porque les ponen suplementos de vitaminas o minerales que no compensan ni de lejos los que aportaría una alimentación sana. Más que cuestión de opciones, es una cuestión de tomarse tiempo para cocinar y compartir la mesa con los hijos, sobrinos o nietos, ver qué les gusta comer y por qué, y animarlos a probar nuevos sabores y texturas. La cocina doméstica es el alfa y la omega de todo. Galletas hay muchas, pero ninguna sabe mejor que las hechas en casa, y si el niño prefiere los garbanzos, tampoco está mal.

Viene de...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos