Döss Marbella, dos cocinas en una

Dos grandes vertientes gastronómicas se 'cuecen' en Döss./SUR
Dos grandes vertientes gastronómicas se 'cuecen' en Döss. / SUR

Fusión asiática frente a frente con el Mediterráneo

ENRIQUE BELLVER

Döss ha llegado para quedarse. Quizá sorprenda a muchos que un hostelero como Bruno, propietario junto con su esposa, Giuseppina, de una cadena de restaurantes italianos en la Costa del Sol, Da Bruno, haya decidido abrir un nuevo establecimiento con un concepto culinario totalmente nuevo y, si me apuran mucho, mis queridos lectores, en el vértice opuesto a lo que es habitual en el resto de sus establecimientos.

Para empezar, la misma palabra 'Döss', con la última 's' al revés, ya es una pista. En este espacio se concitan dos cocinas diferentes, la asiática, en especial la thailandesa y la japonesa y otras dos muy mediterráneas, la española y la italiana. Esta combinación de sabores y estilos llevan inexorablemente al cliente a que disfrute a en el mismo espacio de dos experiencias gastronómicas que provienen a su vez de cuatro cocinas. Dejando a un lado este pequeño lío semántico, la realidad se impone y una visita a esta casa nunca dejará de ser una experiencia culinaria si estamos dispuestos a hacer una comanda donde se entremezclen platos de estas culturas alimentarias. Al frente de los fogones también conviven dos cocineros, Ferrier Richardson, encargado de los platos de corte mediterráneo, y Borja Tejedor, un malagueño que domina la técnica de los cortes y fuegos propios de la cocina asiática, muy en especial la japonesa.

Si realmente queremos que nuestra experiencia gastronómica sea completa, entonces hay que empezar por acomodarse en la barra de combinados y disfrutar de un cóctel antes de sentarse en la mesa, y si vamos en fin de semana, entonces también de la música en directo que ameniza las cenas.

Borja no se limita a preparar sushis y sashimis, por cierto la temperatura a la que llegan a la mesa es casi perfecta, el arroz templado y los cortes del pescado sin exceso de frío, lo que hace que cada bocado fusione su sabor en el paladar. Muy conseguido el de toro con aguacate. Pero lo mejor es preguntarle al propio Borja si ese día ha preparado algún uramaki de autor, pues el que probé de pato a la naranja o el de salmón caramelizado estaba para quitar el sentido. Muy correcto el Bao Bun de panceta de ternera con salsa hoisin y la brocheta de pollo satay con una suave a la vez que contundente salsa de cacahuete. En cambio, la brocheta de ternera al estilo de Mongolia resultaba demasiado seca y escasa de sabor. Pero donde más se aprecia el estilo de fusión mediterránea y el buen hacer en los fuegos de Ferrier es en los pescados horneados, estando la lubina con verduras muy jugosa y con una combinación de verduras en verde muy acertada. Otro de los platos estrella de su cocina está íntimamente relacionado con la cocina italiana y es en estos donde la pasta cobra verdadera importancia. Los espaguetis con bogavante son, y no les falta razón a quienes los demandan, uno de los platos más reconocidos y celebrados de toda la carta de Döss.

Si a esta singular y divertida cocina unimos un servicio muy atento y profesional y una carta de vinos donde pueden encontrarse referencias de diversos países, la experiencia gastronómica en Döss está servida. Otra singularidad es que los domingos se organiza un brunch hasta media tarde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos