COCINA VERSUS PROCESADOS

COCINA VERSUS PROCESADOS

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

Vivimos entre la falta de tiempo, la presión de la publicidad de todo tipo de alimentos, la falta de una información al consumidor fiable y el deseo de comer bien y de forma saludable. Recientemente, el nutricionista Aitor Sánchez, que hizo sus pinitos mediáticos desmontando falsos mitos sobre alimentos saludables en 'El comidista', ha publicado un libro verdaderamente interesante, 'Mi dieta ya no cojea', continuación y manual práctico de su anterior libro, 'Mi dieta cojea' . Sánchez dice, a boca llena, cosas como que la sacrosanta pirámide de la alimentación saludable incluye en su base, es decir, en los alimentos de consumo diario, productos que no deberían estar ahí: harinas refinadas y derivados lácteos, sobre todo. Y se atreve a contradecir recomendaciones como la ingesta de cinco comidas diarias argumentando que es preferible no desayunar a tomarse un tazón de cereales industriales. No porque los cereales no deban estar en nuestra dieta, sino porque las harinas refinadas, las galletas o la mayor parte de esos preparados que encontramos incluso en las secciones de comida saludable de los supermercados carecen de los valores nutricionales que se les atribuyen. Al final, su recomendación es que llenemos al menos la mitad de cada plato ingerido durante el día con verduras y frutas y que busquemos calidad en lo que consumimos. Hace ya más de diez años leí otra obra que me pareció muy reveladora, 'El equilibrio a través de la alimentación', de Olga Cuevas Fernández (2004). Esta nutricionista, que entonces abogaba por la macrobiótica y acercaba la filosofía oriental a su disciplina, se ha retirado este año de la docencia y, en una entrevista reciente, decía que, más que abrazar una dieta concreta, su recomendación es evitar los alimentos procesados. Es decir, menos latas, menos preparados, menos supermercado, más mercado y más tiempo dedicado a la cocina. Igual no lo tenemos para hacer pan en casa, pero verduras, granos y legumbres, carnes y pescados están a nuestro alcance, y cocinar es la mejor herramienta para decidir lo que comemos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos