Cocina con padrino

La Escuela de Hostelería de Estepona inicia su 5ª promoción con el apoyo de Aitor Perurena

El chef Aitor Perurena conversa con alumnos de la escuela. :/Charo Márquez
El chef Aitor Perurena conversa con alumnos de la escuela. : / Charo Márquez
Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Los comienzos de curso no siempre son duros. Al menos para la docena de alumnos que ayer inició el curso de cocina en la Escuela de Hostelería Costa del Sol de Estepona que, a la ilusión de iniciar una nueva etapa formativa, sumaron el respaldo de un padrino de lujo, el chef Aitor Perurena, del Restaurante 1870 y Estudio Gastronómico.

El cocinero vasco afincado en Marbella entiende mucho de escuelas de cocina. A los 14 años ingresó en la escuela de hostelería en San Sebastián, donde se formó, y desde ahí comenzó su carrera. Tiene en alta estima esta escuela de Estepona, a la que suele apoyar año tras año, y de la que opina que es «excelente, con un profesorado que está muy reconocido», pese a sus pocos años de andadura. Ayer se inauguró la quinta promoción del curso de cocina que recibirán 12 alumnos.

Perurena recordó que las escuelas de hostelería en Málaga viven «un panorama delicado». Bellamar en Marbella, La Cónsula en Málaga, la escuela de Benahavís. Todas ellas se enfrentan a un futuro incierto. Para el chef es «una pena que las administraciones no apuesten al cien por cien por la hostelería y no analicen de forma adecuada la importancia de la formación». Como contrapunto puso como ejemplo la destacada inversión del gobierno vasco en el Basque Culinary Center consiguiendo una formación «rozando la excelencia», apuntó.

En el caso de la Escuela de Hostelería de Estepona, su directora, Cristina Matos, destacó ayer el apoyo y respaldo del Ayuntamiento de la ciudad para mantener este proyecto con un modelo público-privado, en el que el Consistorio aporta las instalaciones. «Sin el apoyo de la institución, este proyecto no seria posible, por lo que es el pilar mas importante de este proyecto desde el año 2013», recalcó.

El curso que comenzó ayer, y que se alargará hasta el 30 de junio , formará a los alumnos no sólo en el arte de los fogones, sino también en cómo organizarse en una cocina con respecto a la limpieza, orden, compras.

Inserción laboral

La Escuela de Hostelería de Estepona presume de haber alcanzado un 97 % de inserción laboral en todas sus promociones, lo que supone 150 contratados. De ello dieron fe ayer antiguos alumnos que acudieron a la ceremonia de inauguración de la quinta promoción.

Enrique Pérez terminó el curso de cocina hace dos años y desde entonces no ha dejado de trabajar. Actualmente es supervisor de cocina de Hard Rock Café Marbella. Valora su paso por este centro como «sobresaliente e imprescindible» sobre todo porque ha comprobado, en primera persona, que el empresario demanda personal cualificado. De su escuela destaca «la realidad con el mundo laboral inmediato». El hecho de que el centro disponga desde enero de un restaurante con 40 comensales diarios, coloca a los futuros chefs ante el día a día del cocinero profesional. «Es un valor añadido porque cuando llegas al mundo laboral no hay una brecha, sino que continúas con lo que haces en la escuela», explica. Afirma que el 95% de sus compañeros de escuela también están trabajando.

Alexandre Grau salió de la primera promoción de jefe de sala y hoy es maitre del restaurante Trocadero de Sotogrande. Advierte que existe la creencia de que «cualquiera puede ser camarero, pero no es así. Cualquiera puede ser transportador de bandejas pero es necesaria una formación profesional para ser un buen camarero», apunta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos