LA CIENCIA DEL PASTOREO

Jornadas del Campo rinde homenaje al saber del campo en Cuevas del Becerro. /Diputación de Málaga
Jornadas del Campo rinde homenaje al saber del campo en Cuevas del Becerro. / Diputación de Málaga

En los últimos años han surgido propuestas que marcan un camino más interesante para el futuro. Una de ellas es Cuevas del Becerro con sus Jornadas del Campo

ESPERANZA PELÁEZ

Las fiestas gastronómicas se multiplican, y no hay pueblo en la provincia, ni probablemente provincia en el país, que no tenga la suya. Escójase un plato o un producto típico, elabórese en grandes cantidades para darlo gratis o a precios populares, añádase mercadillo, pregón y orquestina, y habilítese aparcamiento para visitantes.

Es una fórmula que ha ayudado a poner en el mapa muchos municipios y a saber qué se comía aquí o allá, pero en los últimos años han surgido propuestas en varios pueblos que marcan un camino más interesante para el futuro. Uno de ellos es Cuevas del Becerro con sus Jornadas del Campo. Aquí, más que a un producto o a un plato, se rinde homenaje a una forma de vida y un patrimonio cultural, el de los saberes del campo.

Con un presupuesto humilde y afectada en su tercer año por los destrozos de la lluvia en los pueblos cercanos (que han tenido a los vecinos y al Ayuntamiento más pendientes de prestar ayuda que de organizar fiestas), el programa ha seguido adelante incluyendo perlitas como una exhibición de pastoreo a cargo del Club de Pastores del Bajo Guadiana (Huelva). Los pastores están presentes en la cultura mediterránea desde tiempos remotos. Citados profusamente ya en la Biblia, han esculpido con sus rebaños el paisaje de la dehesa; ayudado a conservar parajes naturales; generado esa valiosa red de cañadas reales hoy protegidas más sobre el papel que en la realidad... Hoy, la ganadería extensiva que ellos cultivan nos proporciona las mejores carnes y los mejores quesos, y por suerte sigue habiendo enamorados del oficio.

En las zonas ganaderas de España y otros países, los pastores se reúnen en una suerte de clubes deportivos que organizan campeonatos, comparten información sobre el adiestramiento de perros o sobre las razas más adecuadas... Hay todo un arte y un patrimonio cultural detrás de algo tan humilde y complejo como conducir un gran rebaño por la sierra y no perder ni un animal. Si tienen ocasión, no dejen de asistir a estas exhibiciones. El año que viene volverán a Cuevas del Becerro, sin ir más lejos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos