Chiringuitos y bares de tapas, principal reclamo gastronómico de Málaga para los turistas

Jacobo Florido y Antonio Guevara, durante la presentación de los resultados del estudio./
Jacobo Florido y Antonio Guevara, durante la presentación de los resultados del estudio.

La cátedra Sabor a Málaga presentan los resultados de su análisis de la demanda turística de productos gastronómicos y de la penetrabilidad de los productos agroalimentarios malagueños en la hostelería

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los productos agroalimentarios malagueños se van abriendo paso en un mercado en el que rige la ley de la competencia y dominado por las grandes cadenas de distribución. Cada vez son más conocidos, valorados y demandados por los clientes, lo que fuerza a los establecimientos a ofertarlos, aunque sus márgenes de ganancias sean menores que con otras referencias. Es lo que está pasando con los vinos malagueños, cada vez más presentes en las cartas de bares y restaurantes, de manera que en dos año su posición o penetración en las cartas ha pasado de un 7,44% a un 17,68%.

El diputado del área de Desarrollo Económico, Jacobo Florido, y el decano de la Facultad de Turismo han presentado los resultados de dos estudios realizados por la cátedra Enogastronómica y Turismo Sabor a Málaga. Es el tercer año que se estudia la evolución de la penetrabilidad de los productos agroalimentarios malagueños dentro del canal HORECA (hoteles, restaurantes y cafeterías) de la provincia. Al mismo tiempo, el director de la cátedra ha informado de los resultados de los estudios del análisis de la demanda turística nacional e internacional de productos gastronómicos malagueños.

En relación al último de los estudios, las encuestas realizadas entre un millar de turistas ponen de manifiesto que los chiringuitos y restaurantes de playa son los establecimientos gastronómicos más conocidos por el turista nacional, seguido de los bares de tapas. La posición se invierte en el caso del turismo internacional. En ambos casos, el gasto medio es de unos 18 euros por persona. Casi un 60% de los encuestados da a la gastronomía malagueña una nota superior a 5. El pescaito frito, los espetos y el gazpacho son los productos más conocidos. Antonio Guevara ha señalado, al respecto de estos resultados, que hay un cierto desconocimiento de la cocina tradicional y ha apuntado la necesidad de realizar acciones promocionales específicas sobre la gastronomía y comercializar los productos Sabor a Málaga a través del comercio electrónico desarrollando la compra multiproducto.

Presencia en la hostelería

Por otra parte, ha sido el tercer año en el que la cátedra elabora un estudio sobre la penetrabilidad de los productos agroalimentarios dentro del canal HORECA (hoteles, restaurantes y cafeterías), en el que están representadas unas 15.000 empresas. El estudio pone de manifiesto que un 91% de estas empresas ya trabaja con alguno de los productos con esta marca promocional, valorando sobre todo la alta calidad de los mismos. Se produce también una estabilidad en el nivel de compra, es decir, quienes prueban un producto siguen comprándolo.

Ha sido significativa la subida en el caso de los vinos, que han pasado en dos años tener un presencia del 7% en las cartas de los establecimientos a un 17%. También son muy valorados los aceites de oliva, los productos de la huerta y los quesos de cabra, con un prestigio creciente a nivel nacional.

El reto de los productores, según Antonio Guevara, es llegar a las grandes centrales de compras y cadenas de distribución, que en gran medida monopolizan el mercado, para acceder a sus cartas de productos. En este sentido, el diputado Jacobo Florido ha señalado la necesidad de reforzar la presencia en ferias internacionales y seguir promocionando la marca Sabor a Málaga.

Foto: Jacobo Florido y Antonio Guevara, durante la presentación de los resultados del estudio.

 

Fotos

Vídeos