El Central lleva a La Malagueta su cara joven

El Central lleva a La Malagueta su cara joven

La nueva generación de la familia Prados, propietaria del clásico café, abre un nuevo establecimiento

Esperanza Peláez
ESPERANZA PELÁEZ

El Café Central es un establecimiento con tanta solera, que resulta difícil introducir cambios, aunque en los más de cien años que lleva funcionando se han hecho muchos. Pero Ignacio y Rafael Prado, tercera generación de la familia de hosteleros que dirige el café de la plaza de la Constitución, tenían ganas de imprimir su sello en un proyecto propio, y han llevado el nombre del Central a La Malagueta, en el lugar que ocupaba hasta hace poco una cafetería clásica de este barrio, Horizonte. Tras una pequeña reforma del local, han apostado por una decoración inspirada en las cafeterías parisinas. Combinación de blanco y negro para las paredes, latón dorado en la barra y terciopelo verde para las sillas y banquetas de madera realizadas a mano. Sin abandonar el aire clásico al que obliga el nombre, y respetando la esencia del local matriz hasta en la reproducción del famoso zócalo de azulejos con los tipos de café de Málaga, el espacio resulta acogedor y contemporáneo. Los hermanos Prado no han querido romper del todo con la memoria de la cafetería Horizonte. «Hemos incorporado a Juan, el cocinero, al equipo de cocina actual, porque sus gambas frescas cocidas, su ensaladilla rusa, su guiso de rabo de toro, el bacalao con tomate o sus platos de cuchara son excelentes y no queríamos que los clientes los echaran de menos, pero junto a esas propuestas, hemos incluido una sección de bocadillos muy actuales con panes especialmente elaborados para nosotros por El Colmenero, una sección de ensaladas y platos de carne más divertidos, como el secreto ibérico con salsa teriyaki», explica Ignacio Prado.

Datos de interés

Dirección:
C/ Cervantes, 13, La Malagueta.
Teléfono:
952 024 325.
Cierra:
Ningún día.
Algunos platos:
Café con leche en taza doble: 1,50 euros. Tapa de rusa, 2,50 euros. Rabo de toro: 9/15 euros.

Como la idea es imprimir versatilidad a la carta y adaptarse a la demanda de la clientela en un horario amplio, la mayor parte de las propuestas de cocina se pueden pedir en formato de tapa, media ración o ración, y en la parte de los bocadillos gourmet, una de las apuestas fuertes del local, las propuestas van desde un bagel de salmón al estilo neoyorquino, a un bocata de calamares con pesto en pan de tinta o un sandwich de pastrami en pan de mostaza con canónigos y cebolla confitada, entre otros. Pero Central Malagueta no pierde de vista que su esencia es el café, y en ese terreno mantienen la calidad y los cafés especiales que Ignacio Prado ya introdujo en la cafetería matriz. Tres cafés especiales, el 1954, homenaje a la historia del Central, el Maestro, en la línea de los cafés actuales, y el Descafeinado, presiden junto a una selección de tés y zumos la carta de desayunos que, igual que en el otro Central, se pueden combinar con pitufos variados, zumos y platos de huevos. Y en los tramos de sobremesa diurna y nocturna, se refuerzan las copas con una variedad de sidras y cócteles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos