El Cateto: Producto y cariño en el plato en Málaga

:: sur/
:: sur

Una atípica fusión de cocina casera con grandes mariscos de alta calidad

Enrique Bellver
ENRIQUE BELLVER

El Cateto lleva camino de cumplir, si no los ha cumplido ya, sus 35 años. Lo que empezó siendo un pequeño bar para desayunos y poco más, se ha convertido en uno de los restaurantes o, mejor, marisquerías de referencia de nuestra capital. Pero en su interior, en sus fogones, bulle esa cocina que un buen día y por motivos del destino trajeron José Rojo y Nieves Ortiz desde su localidad, Riogordo. El tiempo les dio la razón y esa cocina casera fue creciendo hasta convertirse en lo que hoy podríamos denominar una atípica fusión entre los guisos tradicionales con el marisco de alta calidad. Con mucho esfuerzo y a base de múltiples vasos de café con leche y bocadillos para los chavales del instituto cercano fue como sacaron su pequeño negocio a flote. Pero cuando su hijo José acabó el servicio militar es cuando decidieron dar un paso más e introducir pescado y marisco, el resto ya lo conocen los lectores de SUR y amantes de esta cocina marinera. Hoy, Marisquería El Cateto puede vanagloriarse de haber sentado en sus mesas a reconocidos personajes, incluidos cocineros muy televisivos como Chicote, quien daba buena cuenta hace unos días de algunos productos de nuestro mar malagueño.

A diario, cuando finaliza el servicio de la tarde o la noche, José se desplaza a distintos puntos del litoral malagueño, en especial a la Caleta de Vélez, en busca de producto, un producto que intenta que sea el más sabroso y el que mejor haya entrado ese día en la lonja. Todavía estoy suspirando por unas quisquillas semicocidas que tuve ocasión de probar y que ganaban mucho más en sabor que en presentación, pues como él mismo me explicaba, si la quisquilla es de arrastre prima más su sabor que su apariencia.

Dirección:
Pedro de Lobo, 3. Teléfono: 651495373. Cierra los domingos.
Algunos platos:
Quisquillas: 20 euros; Boquerones: 12 euros Sepia guisada: 10 &euro
Valoración:
8,5 Sala: 7 Carta Vinos: 8 Calificación: 8/10

A este lugar hay que venir casi casi con devoción ante el pescado y marisco que nos vamos a encontrar. Como comenté hace justo ahora un año, el primer altar está situado entre la sala de entrada y el comedor, allí veremos una vitrina repleta de todo tipo de productos recién pescados. Después llegará la adoración gastronómica en la mesa y ante cada plato que nos vaya llegando. Algunos serán los mariscos que tanta fama han dado a la casa y que solamente tienen un secreto: la frescura y el tamaño. Ostras, bolos, conchas finas, cañaíllas, etc., son lo que son y en su procedencia reside su sabor. Continuando con los moluscos, siempre que José nos recomiende las coquinas malagueñas hay que hacerle caso, nunca nos defraudarán: sin arena, orondas y muy jugosas, marcan la diferencia con otras llegadas del Atlántico. Pero si hay un marisco que merezca la pena degustar a placer en El Cateto, sin duda son las gambas de la Caleta de Vélez. A la plancha, vuelta y vuelta y con la sal justa, lo mismo que las cigalas medianas, ya que son estas las que tienen un mejor sabor marino. Y para acabar, lo más sensato es abandonar nuestro paladar en las manos de Nieves y dejarnos seducir por alguno de sus guisos caseros. Un producto de alta calidad necesita precisamente de unas manos que sepan llevarlo con delicadeza al fuego y eso es lo que hace todos los días la matriarca de El Cateto. No me extraña que a esta casa vengan tantos y tan reconocidos cocineros a disfrutar de una cocina tan marinera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos