Carlos Caballero deja La Deriva para cambiar de tercio

Carlos Caballero deja La Deriva para cambiar de tercio

El cocinero malagueño aparca los fogones para emprender una nueva etapa en Pilsa

Marina Martínez
MARINA MARTÍNEZ

Necesitaba un cambio. Ha pasado un tren y lo ha cogido. Se marcha. Carlos Caballero aparca los fogones para probar suerte en otra faceta gastronómica. Lo hará en Granada. Concretamente, en la empresa de suministros de hostelería Pilsa. Se encargará de asesorarles en lo que mejor se le da, la cocina, y de diseñar su programa de formación en Pilsa Educa. De esta forma, el chef malagueño deja este miércoles el restaurante La Deriva después de dos años como jefe de cocina. "Me apetecía cambiar de tercio, el día a día en una cocina agota y viene bien renovarse", aclara Caballero, al que, además, circunstancias personales le han terminado de animar a tomar la decisión.

Un cúmulo de razones se han aliado, por tanto, para que el cocinero malagueño se decidiera a aparcar los cuchillos. Aquellos que le dieron tanta fama tras su paso por el popular concurso de Antena 3 'Top Chef'. Confiesa estar "muy ilusionado" con su nuevo cometido. Se queda con eso. Prefiere no pensar más allá. Aunque no cierra la puerta a volver a una cocina. Quizás en un negocio propio, quién sabe. No en vano, Caballero lleva casi media vida dedicada a los fogones. Tras formarse y trabajar con José Carlos García en Café de París, ha pilotado durante más de 15 años un negocio ya histórico en el Centro: La Rebaná, al que decía adiós hace dos años para incorporarse de nuevo al equipo de José Carlos García hasta que le llegó la oportunidad de comandar la cocina de La Deriva. Ahora afronta nuevo reto. Es su filosofía de vida. En su salsa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos