La Calma Málaga: De la playa al Centro con una marca personal

Fdeos tostados con vieiras y calamar./DANIEL MALDONADO
Fdeos tostados con vieiras y calamar. / DANIEL MALDONADO

Calidad a precio razonable y la idea de ofrecer algo diferentes son las bazas de este local 'hermano' del creado anteriormente en Rincón de la Victoria

Marina Martínez
MARINA MARTÍNEZ

Tenía la espina de volver al Centro. Y después de meditarlo, Antonio López se la quita. Esta vez con proyecto propio. El que nace de otro que ponía en marcha hace tres años en Rincón de la Victoria junto a sus otros tres socios, La Calma Playa. Hace apenas dos semanas, llegaba a la calle Álamos su versión ‘hermana’: La Calma Centro. Mismo nombre, misma filosofía: calidad a precio razonable. Y siempre ofrecer algo diferente. Es lo que busca desde que comenzara su andadura entre fogones. Formado en La Cónsula, ha hecho camino junto a cocineros como Dani García y empresas como el Grupo Moliere o restaurantes como Calabaza, en Nerja. Lugar que le abrió la mente y forjó su personalidad, muy inspirada en la fusión. En este caso, más india y tailandesa que japonesa.

Datos de interés

Dirección y teléfono
Dirección: C/ Álamos, 14. Teléfono: 951 136 270.
Día de cierre:
Domingos.
Tipo de cocina:
Fusión
Precio:
Unos 20 euros.

Ahora todo ese poso lo deja ver en la carta de La Calma, más informal en la playa, donde se queda al mando de la cocina su ‘mano derecha’, Antonio Cano. Mientras, López se encargará de cocinar este nuevo establecimiento a fuego lento junto a Antonio Javier Rodríguez. Quiere ir paso a paso. Sabe que no es fácil hacerse hueco en el Centro. Por eso apuesta por diferenciarse. Aquí, la visita diaria al mercado de Atarazanas es imprescindible para servir una cocina elaborada. Un ejemplo es la carrillada de buey, cocinada a baja temperatura durante 40 horas y servida con salsa de ajo negro. Junto con el maki de queso de cabra y foie caramelizado, los fideos tostados con vieiras, el rulo de pato confitado con salsa de Pedro Ximénez o la ensaladilla rusa (receta de la suegra de Antonio López) son algunos de los platos estrella. Y de postre, su tarta de queso deconstruida. Para el maridaje, una bodega en la que destacan los vinos malagueños. Es el lema de López: apostar por los productos de la tierra. De ahí que su cocina pivote en torno al mercado. Priman los ingredientes de temporada, por eso el plan es cambiar parte de la carta cada mes. Pero hay más planes, como introducir los platos de cuchara. Pero eso será tras el verano.

En la cocina, Antonio López y Antonio Javier Rodríguez. Abajo, el rulo de pato, uno de los protagonistas de la carta y una imagen de la sala. / FOTOS: DANIEL MALDONADO

Fotos

Vídeos