De Benahavís a Le Cordon Bleu

García Roldán, con su premio junto el jurado.
/LE CORDON BLEU
García Roldán, con su premio junto el jurado. / LE CORDON BLEU

Mari Ángeles García, alumna de la Escuela de Hostelería Sabor a Málaga, se impone a nueve finalistas de toda España y gana el Premio Promesas de la Alta Cocina

MARINA MARTÍNEZ

No sabe de dónde le viene el gusanillo. Quizás de su abuela o de aquella tía que regentaba un bar. Lo cierto es que Mari Ángeles García Roldán se recuerda desde pequeña en la cocina. Esta cordobesa de 23 años retaba a sus padres a que le propusieran tres ingredientes para idear ella misma su propio plato. Tal era la vocación que le veían que empezaron a comprarle libros de gastronomía y hasta la Thermomix. Pero llegó un momento en que se le quedó corta. Necesitaba ir a más. Y lo fue inscribiéndose en la Escuela de Hostelería de Bodegas Campos. Hizo prácticas con su paisana Celia Jiménez (primera mujer andaluza que consiguió la estrella Michelin como jefa de cocina del restaurante marbellí El Lago), pero se le cruzó en el camino otra oportunidad de seguir creciendo. Esta vez en Málaga. Solicitó plaza en la Escuela de Hostelería de Benahavís Sabor a Málaga.

Y no sólo entró, le lleva sacando partido casi dos años: «Ha sido una fuente de aprendizaje enorme, en técnicas, productos... y encima salgo con más pasión, porque los profesores la contagian». Este curso ya se despide. Pero con buen sabor de boca. Ayer se alzó como ganadora del Premio Promesas de la Alta Cocina que organiza el prestigioso Le Cordon Bleu en Madrid como reconocimiento al mejor talento entre jóvenes todas las escuelas de España. García Roldán se impuso, así, en esta sexta edición, a otros nueve finalistas tras una prueba de cuatro horas en la que tuvieron que elaborar una propuesta personal a partir de un plato común: 'ballotine' de salmón y langostinos, mayonesa de berros y verduras en vinagreta.

En su caso, rellenó su 'ballotine' de langostino, alcaparra, lima y perifollo, añadiendo la mayonesa y la vinagreta con naranja. Calidad técnica, originalidad, sabor y presentación eran los principales 'ingredientes' que valoró un jurado profesional presidido por José Carlos Fuentes, chef ejecutivo del Club Allard (dos estrellas Michelin). Al final, la máxima puntuación se la llevó García Roldán, ocupando el segundo puesto otro andaluz, Alejandro Pérez Polo, estudiante del I.E.S Atenea de Sevilla. «Para mí ha sido una experiencia única, una motivación para seguir en este mundo en el que sé que me queda mucho por aprender», reconocía con una mezcla de humildad e ilusión de vuelta a casa en el AVE tras un triunfo que sabe a beca para cursar en Le Cordon Bleu Madrid un Diploma valorado en más de 23.000 euros, considerado como un máster de especialización en alta cocina.

Y un premio más, este para la Escuela de Hostelería de Benahavís -una habitual ya, por cierto, en el podio de concursos gastronómicos-, que recibe un cheque por valor de 1.500 euros por el apoyo y el compromiso de su equipo a lo largo de toda la participación de su alumna. Además, como novedad este año, García Roldán podrá acceder directamente a niveles intermedios de sus programas. Será sólo el primero de los escalones hacia un futuro en el que espera verse al frente de su propio restaurante. De momento, ya es promesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos