Cómo apreciar un buen turrón

Cómo apreciar un buen turrón

Casa Mira ofrece una cata pionera de su línea gourmet de turrones, 'Libo'

CARMEN ALCARAZ

Hay palabras que tienen sabores y solo con pronunciarlas, se paladean. Una de ellas es Navidad, y su sabor, sin duda, el turrón.

En los últimos años la variedad de turrones que ofrece el mercado ha aumentado hasta llegar a combinaciones casi inimaginables. No obstante, siguen triunfando las propuestas clásicas como el de Alicante, de Jijona, Yema tostada o la Torta Imperial.

En Málaga, la tradición turronera tiene nombre propio: Casa Mira. La cuarta generación de esta familia procedente de Jijona sigue haciendo honor a sus raíces a través de sus exquisitos helados y dulces, sinónimo de excelencia. Por ello no es de extrañar que Fernando Mira Monerris, propietario de las tiendas ubicadas en las calles Andrés Pérez, Victoria y Carranque, lanzase hace poco más de dos años 'Libo', una línea de productos gourmet en la que hace honor a su padre -Liborio Mira Gisbert- y que se ha convertido por méritos propios en un verdadero 'Templo del Turrón'. La marca cuenta con una amplia variedad de propuestas que incluye estos dulces y otras exquisiteces como cremas, mieles, mazapanes, chocolates y tes. Además ofrecen artículos para el hogar como velas o jabones e incluso piezas de joyería temática. Todo ello realizado de manera tradicional y con la mejor materia prima.

Para dar a conocer las bondades de sus productos, que también se comercializan en espacios como el Club del Gourmet de El Corte Inglés, la firma realizó el pasado jueves una cata con una amplia variedad de su surtido. El evento, organizado por la Óptica Fernández-Baca Autor en su boutique de calle Santa Lucía como apoyo de cultura malagueña, ofreció a los asistentes las claves para apreciar un buen turrón, y mostró las posibilidades de este imprescindible navideño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos