La Antigua Casa de Guardia ya luce la placa Sabor a Málaga

La Antigua Casa de Guardia ya luce la placa Sabor a Málaga
Francis Silva

El presidente de la Diputación, Elías Bendodo, visita las instalaciones y hace entrega del distintivo

Antigua Casa de Guardia, la bodega más antigua de la capital, con 177 años, ya que cuenta con su taberna en la Alameda principal del centro histórico de Málaga, luce en su puerta desde hoy la placa ‘Sabor a Málaga’.

Noticias relacionadas

El presidente de la Diputación, Elías Bendodo, ha visitado la taberna para entregar el distintivo a su responsable, Antonio Garijo Alba, acompañado del director de la bodega, Cayetano Garijo Ruiz. También se ha contado con la presencia del alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre; del delegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones; del subdelegado del gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; y del portavoz del PSOE el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez.

Ambos se han mostrado muy agradecidos con la Diputación de Málaga y con el papel que cumple Sabor a Málaga en la promoción de los productos locales, abriendo puertas a su comercialización en grandes superficies de la provincia. Iniciativa de la que los vinos de bodega de Antigua Casa de Guardia, algunos con premios internacionales como Verdiales Seco (medalla de plata en Iberwine 2008) o el Moscatel Guardia (Bacchus de Plata 2014), se han visto beneficiados.

El presidente ha felicitado a la empresa, “que es todo un referente en la capital”, pues son miles los malagueños y turistas que atraídos por el característico olor que desprende su entrada entran a degustar cada año los exquisitos caldos, variedades de Pedro Ximénez y Moscatel de Alejandría, Pajarete trasañejo, dulce trasañejo, cream, seco añejo y noble, entre otros.

Próspera historia

Tras su visita, Bendodo ha hecho referencia a la “próspera y larga historia de Antigua Casa de Guardia, que aunque tuvo sus altibajos, estaba abocada claramente al éxito”. Fundaba por el famoso licorero y vinicultor malagueño José de Guardia en 1840 en un local de Atarazanas, se convirtió en el proveedor de la Casa de su Majestad la Reina Isabel II, otorgándole su nombre a uno de los vinos, tal y como se puede comprobar en la actualidad en la etiqueta del Moscatel Trasañejo Isabel II.

Tras ocupar el cargo de gobernador civil de Segovia gracias a la llamada de la Reina, delegó el negocio a Enrique Navarro con la ayuda de los hermanos Ruiz Luque, que tras el fallecimiento del primero se quedan al frente del negocio trasladándolo a la Alameda Principal, donde se quedó permanentemente debido al gran potencial de la nueva ubicación.

Es en esta ocasión, para que nadie olvidara la solera de la bodega en su ubicación original, cuando añaden a su nombre el adjetivo “Antigua”.

Tanto Antonio como Cayetano recuerdan que los años de esplendor de la taberna se vivieron de los años 40 a los 80, ya bajo la dirección de José Garijo (sobrino de Luque), convirtiéndose en el punto de encuentro de la élite de la ciudad. Es ahora su hijo Antonio el encargado del negocio en la Alameda principal.

El tradicional negocio, que cuenta con su bodega en Olías, en Los Montes de Málaga (con los viñedos de La Letrería y El Romerillo), luce desde hoy la placa que le identifica como otro miembro de la gran familia de ‘Sabor a Málaga’ a la que pertenecen más de 700 empresas entre productores, pequeños comercios, grandes superficies, mercados de abastos, lonjas, empresas distribuidoras y establecimientos de hostelería y restauración.

Fotos

Vídeos