Tendencias 'gastro' 2019: El valor de comer en verde

Vegano, sostenible, saludable: Menos productos de origen animal, menos impacto sobre el planeta, más salud, las claves de las tendencias gastronómicas que vienen./Daniel Maldonado
Vegano, sostenible, saludable: Menos productos de origen animal, menos impacto sobre el planeta, más salud, las claves de las tendencias gastronómicas que vienen. / Daniel Maldonado

Las tendencias gastronómicas para el año que entra ensalzan la sostenibilidad en el origen, en el plato y en el formato

MANU BALANZINO

Si las tendencias gastronómicas se suelen comparar con las de la moda, el hecho de que no se bajen del top los alimentos 'verdes', sino que además cobren protagonismo los productores, la reciclabilidad de los envases y el aprovechamiento de las partes que otrora tirábamos, hace pensar que más que ante una moda estamos ante una nueva forma de consumir, donde también la salud se convierte en un factor primordial. Echemos un vistazo a lo que comeremos en 2019, y ¡feliz año nuevo!

1. Comer 'sostenible'

Las manos que dan de comer. El productor cobra protagonismo en el mundo gastronómico, y no solo el proveedor de grandes restaurantes, sino el de la industria.

Más verde. Las corrientes vegetarianas, veganas o flexiveganas no son modas pasajeras, sino fruto de una reflexión profunda sobre cómo cuidar nuestra salud y la del planeta.

Vuelve el 'trashcooking'. Reciclar las sobras y aprovechar lo posible de un ingrediente no es nuevo, pero en 2019 la meta será utilizar los alimentos al 100%. Incluso pieles de patatas, hojas de hortalizas y despojos animales.

Envases biodegradables. Los envases biodegradables son un valor añadido que el consumidor demandará, y no solo en el sector ecológico, donde a menudo se usan envases poco ecológicos, sino también en el de la comida rápida.

2. 100% vegetal

Hierbas silvestres. Si se cree moderno por comer kale, dé el siguiente paso e incorpore a su dieta hierbas como la acedera, el diente de león o la hoja amaranto, cuyo consumo ancestral habíamos olvidado. Y en cuanto a coles, el clásico repollo blanco recupera el protagonismo. Sus amplias hojas sustituyen ahora bases de pizza, crepes y tortillas.

Comida rápida vegana. Las propuestas veganas se multiplican y llegan a la comida fast food ante la creciente demanda de los consumidores.

Ácido y umami. Utilizados en infinidad de platos y bebidas, los cítricos más populares dan paso a los menos explotados como el pomelo o el kumquat. Y en cuanto a sabores umami, las reinas indiscutibles en el mundo vegetal son las setas, y por eso toman protagonismo en los platos veganos.

Guisante, proteína verde. Las empresas comienzan a elaborar productos con esta leguminosa rica en proteínas, desde salchicas a leches vegetales o snacks.

Salud y sostenibilidad, dos máximas que determinan las novedades del mercado gastronómico

3. El factor salud

Nuevos endulzantes. Los azúcares de zanahoria, remolacha dorada, calabaza, maíz, camote o la fruta del monje, que crece en Asia y es 150 veces más dulce que el azúcar, serán los nuevos endulzantes saludables de 2019.

La grasa es buena. No cualquiera, pero sí las 'phat fats', grasas 'que molan', como la del aguacate, la mantequilla de cacahuetes (crudos y sin sal o azúcar, por favor), o el aceite de oliva virgen extra.

Probióticos sin frío. La industria ha tomado nota de la importancia de la microbiota intestinal, y ahora no solo encontramos alimentos probióticos refrigerados, sino barritas de cereales, mantequillas de frutos secos y otros productos enriquecidos.

Cáñamo. Prohibido durante años para evitar el consumo recreativo de THC, el cáñamo aporta sus innegables valores nutricionales a pastas secas y galletas, incluso como remedio para el insomnio.

4. Bebidas

Menos alcohol. Licores y combinados 'sin' o mezclas basadas en bótanicos con suplementos de vitaminas y minerales ganan terreno.

Aguas botánicas. Lo último en el mercado son los extractos de plantas, frutas y verduras, que ahora además se reducen a polvo para disolver en agua con o sin gas evitando el impacto de los envases.

Whisky. Si la ginebra o el ron han tenido su momento de gloria, ahora llega el tiempo del whisky. Solo, con una piedra de hielo o en cócteles clásicos como el Old Fashioned o el Manhattan.

Atentos al té. Es la bebida no alcohólica más consumida del mundo. Si ya se beben tres tazas de té por cada taza de café, ahora algunos adeptos al café se pasan a esta infusión, que, por su gran variedad, aplicaciones y beneficios, puede acompañar cualquier momento del día. Desde el clásico té caliente del desayuno hasta el té frío, el 'té de barril' o los cócteles con base de té como el popular Long Island Iced Tea.

Leche de avena. Leches vegetales hay muchas, y si variedades como la de soja, almendra o arroz llenaban las vitrinas del supermercado antes, 2019 será el año de la leche de avena. Desde cafés listos para beber con esta leche hasta yogures, helados o bebidas saborizadas con esta base.

Envases eco: Vamos un paso más allá, y no solo queremos que los alimentos sean de producción ecológica, sino que su packaging sea biodegradable o reciclable. Más verde en la mesa: Sea de forma exclusiva (caso de veganos) o como parte de una dieta omnívora, las verduras y productos de origen vegetal ganan protagonismo. Aprovechamiento: El 'trash cooking' no es más que un retorno moderno al hábito ancestral de aprovechar al máximo los alimentos y desperdiciar lo menos posible.

Picoteo 'trendy'

Otra cara de Oriente

Si en años anteriores hemos visto llegar platos orientales nutritivos y saludables como el sushi, el ramen o la sopa de miso, en 2019, tal vez para compensar tanta tendencia sana y verde, vamos a asistir a la llegada de una muestra del street food oriental más calórico y 'colesterólico', como el 'katsu' japonés (chuleta de cerdo empanada y frita acompañada con diversas salsas), o el jian bing, crepe china que sirve para envolver auténticos platos combinados donde casi siempre tienen espacio el huevo frito, la pasta de alubia y la cebolla como base de otros ingredientes y que se consume como desayuno. Junto a esto, conquistarán también nuestros paladares los dim sum de la hasta ahora desconocida cocina taiwanesa, con su mezcla de influencias aborígenes y de la cocina del sur de China.

Snacks marinos

Las algas y los productos marinos han dado el salto del plato principal a las máquinas de vending, y compiten con bolsas de patatas chips o en forma de barritas de aperitivo. Sticks de salmón, pieles de pescado crujientes, chips o crackers de algas... Eso sí, ojo al contenido calórico, porque aunque los protagonistas sean nutritivos, abundan también sal y grasas.

'Pescados' vegetales

Desde 'langostinos' cocidos o listos para freír elaborados con diversas legumbres a tartares de atún hechos a base de tomate, nuggets para terminar con un golpe de fritura, caviar elaborado con algas marinas o vieiras preparadas con productos de la huerta, la variedad de productos veganos con sabor y aspecto de frutos del mar no para de crecer.

Insectos para picar

Aunque su popularidad no los preceda en nuestro entorno gastronómico, los insectos son uno de los alimentos considerados clave por la FAO como futura fuente de proteínas sostenible para el planeta, y si ya llevan unos años colándose en forma de harinas para uso de la industria alimentaria, ahora nos llegan también en forma de aperitivos crujientes con diversos sabores añadidos.

Los helados más 'in'

Aunque tradicional, el helado de vainilla seguirá entre los más consumidos, pero ahora se incorporarán nuevos sabores como aguacate, hummus, tahini o agua de coco. Todos en formato terrina pero también en forma de polos, que aumentan como tendencia siguiendo la estela de los mochis helados recubiertos por una fina pasta de arroz o de los helados enrollados tailandeses.

Katsu japonés. Snack de alga nori. Barritas de pescado veganas.

 

Fotos

Vídeos